La recogida de basura en la provincia, en huelga el 13

Redacción
-
Los trabajadores de Gesmat ya protagonizaron a finales de 2016 movilizaciones y el anuncio de una huelga que finalmente se desconvocó por un acuerdo. - Foto: Yolanda Redondo

El acto de mediación previo a la huelga celebrado en la tarde del lunes fue otro fracaso. El presidente del Comité de Empresa pide unidad entre los trabajadores y disculpas a los afectados


La empresa mixta Gesmat, participada por Ferrovial y la diputación de Toledo (60/40), afronta a partir del próximo 13 de mayo una huelga indefinida que dejará sin servicio de recogida de basuras a 192 municipios de la provincia, todos salvo la capital y Talavera y los que gestiona Consermancha. Así lo anunciaban ayer desde CCOO al señalar que la mediación previa a la huelga celebrada en la tarde del lunes se saldó sin acuerdo.
 La dirección de Gesmat, señalan las fuentes sindicales, «incluso endureció sus posiciones» en dicho acto respecto a las dos materias fundamentales del convenio (caducado desde enero de 2018), la recuperación de la jornada de 35 horas semanales y subidas salariales en el entorno de las establecidas en el AENC.
«Ambas cuestiones parecían estar claras después de 15 meses de negociaciones y el acuerdo estaba al alcance de la mano; pero el pasado día 2 de abril la empresa planteó nuevas condiciones que el comité de empresa consideró inaceptables, lo que llevó a la convocatoria de la huelga», recuerda CCOO.
En el acto de Mediación de la tarde el lunes, informa CCOO, la empresa «exigió incluir una cláusula que nos devuelva a la jornada semanal de 37,5 horas en el caso de que las toneladas recogidas no superen determinado porcentaje», explica el presidente del comité, Joaquín Fuentes que lamenta que también insistiera en que «los incrementos salariales vayan en función del absentismo y la siniestralidad».
«No vamos a permitir que nuestros salarios dependan de si nos ponemos enfermos o de si tenemos un accidente», reprocha Fuentes. «No vamos a aceptar que reviertan derechos que nunca debimos perder. Las 35 horas no se van a volver a perder en Gesmat bajo ningún concepto», subraya tajante.
En los próximos días, los sindicatos con representación en Gesmat -CCOO, UGT, CSIF y USO- celebrarán asambleas en los diferentes centros de trabajo de Gesmat en la provincia de Toledo para preparar la huelga. «Ahora más que nunca debemos estar unidos, los sindicatos y toda la plantilla, por un convenio digno», resaltó Fuentes.
Ante esta convocatoria de huelga, los trabajadores piden «comprensión a la población y a los alcaldes y concejales de los pueblos de Toledo que se van a ver afectados por la huelga, de la que es responsable la empresa y no los trabajadores de Gesmat».
«Llevamos casi año y medio con los mismos salarios, la misma jornada y las mismas condiciones laborales que en 2017; hemos pasado quince meses negociando un convenio que hemos estado a punto de firmar dos veces, pero la dirección de Gesmat siempre ha buscado excusas para no firmarlo», recrimina Fuentes.
Señala  el presidente del comité que los trabajadores no entienden la actitud de  Ferrovial, «y mucho menos comprendemos el desinterés y la indolencia del equipo de Gobierno de la Diputación de Toledo, que ni siquiera ha respondido a las peticiones de reunión que les hemos trasladado, incluso por escrito».
En este sentido, consideran que la Diputación tiene la responsabilidad «institucional, política y económica, de garantizar la prestación del servicio de recogida de basuras de los pueblos de la provincia de Toledo» y aunque son conocedores de que esta institución   es socia minoritaria en Gesmat -tiene el 40%-, «es a la vez su único cliente, el que paga y pone el dinero, pero no parece importarle qué pasa con el servicio y con quienes lo prestamos».
 
Huelga en 2016. No es la primera vez que los trabajadores de Gesmat tienen que acudir a la huelga - «después de siete años de congelación salarial y pérdida de derechos»- para reivindicar sus derechos y la firma de un convenio ya que llevaban ‘331 días’ sin él. A finales de 2016 llevaron a cabo movilizaciones y anunciaron una huelga indefinida a partir del 2 de enero de 2017 que finalmente quedó desconvocada tras un preacuerdo in extremis el 30 de diciembre entre el comité de Gesmat y Ferrovial.  
Gesmat tiene una plantilla de unos 400 trabajadores repartidos en cinco centros de trabajo -Toledo, Talavera, Recas, El Romeral y Val de Santo Domingo- y se encarga de la gestión del Ecoparque de Toledo que lleva a cabo el tratamiento de las 250.000 toneladas anuales de residuos generados por los 652.821 habitantes agrupados en los 196 municipios consorciados, los que se quedarían su hubiera huelga sin recogida de basuras a solo dos semanas de que se celebren las elecciones municipales y autonómicas.