Las causas civiles aumentan un 82% en los juzgados de Toledo

I.G.Villota /Toledo
-
Las causas civiles aumentan un 82% en los juzgados de Toledo - Foto: david perez

El juzgado de Primera Instancia número 1, como especializado en cláusulas suelo, recibió en 2017 «una entrada desmesurada de trabajo» con más de 4.000 asuntos de este tipo. Los litigios penales bajaron un 3%

La situación de justicia en la provincia de Toledo, también en el conjunto de la región, necesita mejorar. Así lo revela la memoria anual de 2017 del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha. Atendiendo al documento, que en muchos casos repite demandas históricas, parece que el Ministerio de ramo no atiende las reivindicaciones del alto tribunal castellano-manchego, presidido por Vicente Rouco desde 2005.
El informe revela dos titulares claros sobre los juzgados de Toledo. En ellos, en 2017, las causas civiles aumentaron un 82 por ciento mientras que las penales bajaron un 3 por ciento. «La nota más destacada en el partido judicial de Toledo en 2017 ha sido el incremento en la litigiosidad civil, habiéndose registrado en los siete juzgados de la capital un total de 8.386 asuntos civiles frente a los 4.597 del año anterior, lo que supone un aumento de la litigiosidad del 82,48 por ciento», dice el documento.
En lo que respecta al orden penal, se registraron un total de 5.832 nuevos asuntos penales, lo que supone un 3 por ciento menos con respecto al ejercicio anterior, cuando entraron un total de 6.017 nuevos casos.
La memoria del TSJ dedica un apartado extenso y específico a la situación del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Toledo. Este juzgado asume la competencia en materia mercantil y en 2017, indica el texto, «ha registrado una elevadísima carga de trabajo, con 1.111 asuntos mercantiles y 46 nuevos procedimientos concursales», disparados desde la crisis.
cláusulas suelo. Pero hay más, dado que uno de los asuntos que mayor litigiosidad ha provocado en los últimos años también ha encontrado cobijo en este juzgado. Y es que el ‘número 1’ ha sido designado como en especializado en materia de cláusulas cuelo, motivo por el que recibió el pasado año «una entrada desmesurada de este tipo de asuntos, en concreto 4.005 asuntos».
El informe se queja de que, a pesar de estas elevadas cifras, el «único refuerzo» del juzgado ha sido la de un juez de la sexagésimo séptima promoción de la Escuela Judicial, en calidad de juez de apoyo.
«Este refuerzo se ha completado últimamente con un magistrado en comisión de servicios con relevación de funciones, cuya renovación por parte del Ministerio de Justicia ha supuesto un enorme esfuerzo de gestione por parte de la Sala de Gobierno del TSJ para su visto bueno», establece el texto a modo de queja.
«Única solución». El alto tribunal pide un juzgado de lo mercantil exclusivo para Toledo por la elevada carga de trabajo. En la memoria alerta, como ya hiciese en ejercicios anteriores, de que estas medidas de refuerzo constituyen «respuestas coyunturales e insuficientes ante una realidad de sobrecarga de trabajo de este juzgado, cuya única solución definitiva pasa por la creación de un juzgado de lo mercantil exclusivo».
Evitar demoras. El TSJ evidencia la necesidad de otras medidas de refuerzo. «Consistentes en el apoyo de jueves de adscripción territorial para afrontar la demora en señalamientos de vistas y juicio, así como los retrasos en determinados asuntos, como los de Familia».
Y es que, los juzgados de primera instancia e instrucción cerraron 2017 con más de 13.500 asuntos pendientes en materia civil y más de 2.300 en el ámbito penal. La pendencia al inicio del ejercicio era mayor en este último caso, de 2.394 asuntos, pero mucho menor en el civil, que arrancó 2017 con 10.485 causas pendientes, acabando con 3.000 más.