Hacienda del Cardenal debe respetar los carteles de Bermejo

J.S.
-
Carteles publicitarios de ‘Espadas Bermejo’ que se deberán respetar. - Foto: Yolanda Lancha

La Junta de Gobierno Local ha concedido licencia de obra condicionada también a que se estudie con «metodología arqueológica» varias zonas de la muralla

Hacienda del Cardenal ya tiene autorización del Ayuntamiento para ampliar sus instalaciones. El proyecto para la ampliación del hotel cuenta con licencia municipal de obras. La Junta de Gobierno Local del pasado 17 de abril concedió la autorización para unos trabajos que supondrán también el adecentamiento urbano del inicio de la Subida de La Granja, donde unas antiestéticas vallas de obra llevan una década afeando una de las principales vías de acceso con vehículo al Casco.
Instalaciones Turísticas Hispánicas, la actual propietaria del Cardenal, decidió comprar el solar que ocupaba la antigua fábrica de Espadas Bermejo y otros dos aledaños para ampliar este emblemático hotel situado en plena muralla de la ciudad junto a la puerta de Alfonso VI. La intención de este establecimiento hotelero es habilitar nuevos salones y ampliar la cocina. La nueva fase estará por encima de las actuales instalaciones debido al desnivel existente en el terreno. Una circunstancia orográfica que ha permitido proyectar también una terraza-salón que estará parcialmente ajardinada.
requisitos. La licencia de obra cuenta con una serie de condicionantes medioambientales y de respeto del patrimonio. Con respecto a los primeros, el Ayuntamiento hace constar que la autorización de las obras «queda condicionada a las medidas que incluya la Viceconsejería de Medio Ambiente como órgano competente en materia de suelos contaminados».
Las exigencias desde el ámbito de la preservación del Patrimonio tienen varias vertientes. La primera de ellas, al tratarse de una ‘zona caliente’ del Casco histórico, conlleva que las obras se realicen con el correspondiente control arqueológico.
Pero, además, la Viceconsejería de Cultura, órgano competente en materia de conservación del Patrimonio, ha exigido a los promotores del proyecto que «conserven todos los elementos de la construcción original de 1910 de estilo neomudéjar de una de las fachadas afectadas por las obras.
Asimismo, Patrimonio obliga a conservar los carteles publicitarios de Espadería Bermejo, que se localizan en la fachada sur de uno de los inmuebles sobre los que se actúa, a la derecha del acceso principal y en la parte superior del muro medianero este. En este edificio de la calle Airosas se situaba la antigua fábrica de la empresa ‘decana’ del sector espadero toledano. Fundada en 1910 en Toledo, la espadería entró en concurso de acreedores y posterior liquidación en 2008.
Por último, los condicionantes de la Viceconsejería de Cultura incluyen el estudio, «con metodología arqueológica», de varias zonas de la muralla con el fin de evaluar su estado y cualquier actuación que se proyecte.