La nueva biblioteca de La Guardia multiplica sus socios

La tribuna
-

Desde que en abril se inauguraron las nuevas dependencias en el Convento de los Trinitarios han sido 49 los nuevos carnets de la biblioteca municipal suscritos

La nueva biblioteca de La Guardia multiplica sus socios

Desde que en el pasado mes de abril se inaugurase la nueva biblioteca municipal de La Guardia, ubicada en el antiguo Convento de los Trinitarios, «se ha producido un importante repunte del uso de este servicio por los usuarios de La Guardia», celebran desde el Ayuntamiento.
Las nuevas instalaciones amplían la oferta de servicios culturales y mejoran la comodidad y las condiciones para el estudio, apuntan. Por ello, en estos meses de actividad en el edificio del Convento, los estudiantes guardiolos han visitado con mucha más asiduidad la biblioteca municipal para preparar exámenes y/o trabajos. Además, la inclusión de multitud de actividades culturales extraescolares y la creación de la nueva sala de prensa ha hecho que un importante sector nuevo de usuarios se interese por la biblioteca, señalan las mismas fuetnes.
Tan es así, que desde el equipo de Gobierno municipal se considera como todo un éxito «haber multiplicado prácticamente por diez el ritmo de inscripción de nuevos usuarios». 
De hecho, informan, entre los meses de mayo y agosto de este año se han realizado 49 nuevos carnets de la biblioteca municipal, mientras que en el mismo periodo de años anteriores la cifra oscilaba entre tres y seis usuarios nuevos.
Este aumento del consumo cultural se ve también reflejado en la estadística de préstamos de obras bibliográficas, pasando de los 219 préstamos del verano de 2018 a los 413 de este verano. Prácticamente el doble. Este dato indica que no solo hay un mayor consumo de los usuarios nuevos, sino también un aumento del consumo por parte de usuarios antiguos, consideran desde el Consistorio.
«Estas cifras son una satisfacción enorme para la corporación municipal que ha conseguido con este proyecto dos objetivos: por un lado recuperar un edificio patrimonio de la arquitectura guardiola, y por otro, dar un importante impulso al consumo de productos culturales dentro del municipio».