La Mancomunidad del Pusa recurre al agua embotellada

J.M.
-

Ayuntamientos como Santa Ana de Pusa reparten garrafas ante la mala calidad del suministro

La Mancomunidad del Pusa recurre al agua embotellada

Los vecinos de los municipios incorporados a la Mancomunidad del Pusa se habían acostumbrado a la mala calidad del suministro, multiplicada en los meses de verano. Pero parece que este año han alzado la voz desesperados por bandos como el vigente que recomienda no usar el abastecimiento ni para beber ni para cocinar. La agrupación ha reaccionado con el reparto de agua embotellado entre los ayuntamientos. El de Santa Ana de Pusa, por ejemplo, dispensará hoy 320 garrafas a los cerca de 400 empadronados.
Así lo explicó ayer a este diario el alcalde de Santa Ana de Pusa, Serafín Diego Esteban, quien recalcó que el servicio será efectuado por dos trabajadores municipales que entregarán las garrafas de puerta en puerta para facilitar el abastecimientos a la abundante población anciana de este localidad jareña.
La Mancomunidad del Pusa ha adquirido palés de garrafas de agua y ha repartido entre los ayuntamientos el suministro potable embotellado ante la recomendación a los vecinos de que no utilicen el agua del abastecimiento público por la mala calidad. En un principio, este servicio debe extenderse a nueve de las diez poblaciones que integran el colectivo (Malpica de Tajo no recurre al embalse como primer abastecedor sino a un pozo). Así, llegará a Santa Ana de Pusa, Espinoso del Rey, La Pueblanueva, San Martín de Pusa, Los Navalmorales, Torrecilla, Villarejo de Montalbán, Retamoso de la Jara y San Bartolomé de las Abiertas. En total, unos 7.000 vecinos.
Como publicó este diario hace unos días, la Mancomunidad del Pusa había decidido ya el reparto de agua potable, aunque su primera opción consistía en el desplazamiento de unos camiones cisternas. Finalmente, se han decantado en primer lugar por el reparto de garrafas en los domicilios ante los problemas de calidad del abastecimiento público, que procede de un embalse localizado en el término municipal de Los Navalucillos.
«Llevamos muchos años con un problema gordo de agua», comenta el alcalde Santa Ana de Pusa, quien repartirá hoy 320 garrafas de seis litros casa una. «Siempre ha sido así. Julio y agosto a comprar agua», apunta con resignación el regidor jareña, quien resalta que pocos vecinos beben agua del grifo el resto del año.
En esta ocasión, la Mancomunidad del Pusa divulgó el pasado 9 de agosto un bando en el que informaba de que la mala calidad del agua hacía que se recomendara que no se utilizara para comer ni beber.
Los ayuntamientos de la Mancomunidad del Pusa siguen la estela en el reparto de agua embotellada de otro consistorio de la provincia. En este sentido, Sevilleja de la Jara repartió hace unas semanas agua potable entre los vecinos de esta localidad y la pedanía de Gargantilla por la mala calidad del suministro del embalse de Río Frío. El alcalde jareño, Faustino Ollero, costeó el transporte de garrafas para los hogares.