Pasos por una oportunidad fuera de la calle

I.G.Villota
-
Pasos por una oportunidad fuera de la calle

Unas 500 personas participan en la marcha solidaria de Maristas para recaudar fondos para un colegio de Guatemala. «Es la forma de quelos niños tengan un futuro en una zona con el peligro de las maras»

«Los niños están en la calle y lo que queremos es que salgan de allí, en una zona conflictiva, con el peligro de las maras, y tengan una oportunidad de salir adelante». Así lo explica Judith Fernández, profesora del colegio Maristas de Toledo, que el verano pasado estuvo dos meses de voluntaria en el colegio marista de la zona 6 de la ciudad de Guatemala, un zona en riesgo emergente donde imperan las organizaciones criminales dedicadas a la extorsión. De esta manera explica la importancia de participar en la marcha solidaria organizada ayer por el centro educativo toledano, cuyo objetivo es recaudar fondos para seguir ayudando al colegio guatemalteco.
Unas 500 personas participaron en esta iniciativa solidaria, que cumple su vigésimo segunda edición convirtiéndose en una cita ineludible en el calendario marista que, además de solidaria cumple una vertiente de hermandad para reunir a toda la comunidad educativa del centro.
Desde antes de las cuatro de la tarde, hora marcada para el inicio de la marcha, alumnos, familiares y profesores se reunían en las inmediaciones del colegio para recoger su dorsal e iniciar la marcha. Las buenas temperaturas propiciaron que muchas personas se animaran a ponerse las deportivas y el chándal y arrancar el recorrido.
«Es un día de reunión de familias, profesores y niños. Los padres se juntan y se fomenta la convivencia», destaca Sonia Garrido, profesora y participante en la marcha, que destacaba el calor y la solidaridad en esta iniciativa organizada por la pastoral social.
Junto a ella estaba Judith, quien el verano pasado estuvo dos meses en el colegio de la zona 6 de Guatemala haciendo voluntariado, una experiencia que definió como especialmente gratificante y enriquecedora.
La docente destacó la importancia de eventos así gracias a los que el año pasado arrancaron un proyecto de renovación de los libros de texto en Guatemala, además de becar a nuevos alumnos.
«Allí las personas son pobres o muy pobres y esta es una oportunidad, mediante el estudio, de sacar a los chicos de la calle, evitar el riesgo de las maras y propiciar que tengan un futuro», recalcó, añadiendo que algunos de los estudiantes «vienen de la selva» haciendo kilómetros a diario para llegar al cole, donde reciben «su única comida caliente del día».