El Ayuntamiento precinta un autocar a Viajes Reina

J.Monroy
-
El Ayuntamiento precinta un autocar a Viajes Reina

La empresa debe al Consistorio en torno a 200.000 euros en multas por hacer un transporte de viajeros irregular. De no cejar en su empeño, anuncia Pérez del Pino, parará más autobuses

Se veía venir. Tras resolver las distintas alegaciones de la empresa Autocares Vilar-Viajes Reina (el Ayuntamiento las considera la misma) a varios de los expedientes sancionadores interpuestos por el Consistorio, la Junta de Gobierno local del pasado 6 de marzo aprobó precintar uno de sus autobuses.
El vehículo, confirma el concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, está ya en instalaciones municipales. Allí permanecerá por un año, tiempo que contempla la sanción, si es que no determina lo contrario algún juez. Todo esto viene, apunta el edil, como consecuencia de que la empresa sigue sin cumplir con la legislación, a pesar de las muchas sanciones, «y esta era la medida que se anunció que se le iba a aplicar, él acudió, se desestimó el recurso, y ahora la medida se podrá extender por un año».
Es decir, la empresa sigue recogiendo turistas y mostrándolos la ciudad, sin permiso municipal. El Ayuntamiento tiene una concesión para este servicio, y no está dispuesto a que terceros ejerzan la actividad sin licencia. Pero le consta que, como  ha comprobado la Policía Local, al menos dos autobuses de esta compañía han estado realizan a diario un transporte regular de viajeros en el casco urbano de Toledo para el que no están autorizados. De esta forma, salen por la mañana de la estación de Ferrocarril; continúan por la carretera del Valle, donde realizan una parada en el ‘mirador del Valle’; prosiguen por el puente de la Cava y se dirigen a las dársenas de Safont, donde dejan a los turistas junto al remonte mecánico. Por la tarde, salen de las dársenas de Safont, junto al remonte mecánico, donde recogen a los turistas que los traslada a la estación de Renfe. Las esperas entre viajes las suelen hacer en las proximidades del Estadio de Fútbol o junto a la gasolinera próxima a la glorieta del Hortelano, en el paseo de la Rosa. Con esta actividad, denuncia el Ayuntamiento, las mencionadas empresas interfieren en las rutas establecidas por el propio Consistorio para el transporte turístico en la ciudad y que se prestan bajo la figura de un contrato administrativo especial por las empresas UTE Toledo City Sigthseeng y Trainvision Spain SL.
Suma y sigue. De ahí que la Junta de Gobierno esté decretando sanciones administrativas por cada denuncia de 2.001 euros, y  el precintado de los vehículos con los que se realiza el transporte durante el plazo de un año o, en su caso, durante el tiempo que precise la mercantil para la obtención del correspondiente título habilitante.
La consecuencia de esto es que el Ayuntamiento ha interpuesto a Viajes Reina, apunta Pérez del Pino, aproximadamente unas cien multas, de las que la empresa no ha pagado ninguna de ellas. Consecuencia de ello es que debe al Ayuntamiento unos 200.000 euros.
Hay que tener en cuenta que este puede ser sólo un primer capítulo en cuanto a autobuses precintados. Porque la empresa cuenta con varios vehículos, y si continúa haciendo las labores turísticas para las que no tiene permiso, el Ayuntamiento se plantea que «terminaremos precintándole todos aquellos que utiliza en este servicio».
Lo cierto es, apunta Pérez del Pino que parece que continúa haciéndolo. Él mismo ha visto algún autobús de Viajes Reina desarrollando este servicio turístico, «no sé qué pensarán». El edil se muestra perplejo con la actuación de esta empresa, y apunta que «me gustaría que la gente utilizara la cabeza y no llegara a forzar estas situaciones, pero no nos queda más remedio que actuar, porque creemos que lo estamos haciendo legalmente, y no nos queda más camino que seguir».