El crimen de Llanes tuvo un móvil sentimental

SPC
-

El ideólogo del asesinato de Javier Ardines es el marido de una prima carnal de su mujer. La Guardia Civil detiene a tres personas en Vizcaya por el homicidio y pide la extradición desde Suiza de un cuarto implicado

El crimen de Llanes tuvo un móvil sentimental - Foto: Europa Press

Tras seis meses de complejas indagaciones sobre el crimen del concejal de IU Javier Ardines, las respuestas estaban en su círculo más cercano. La Guardia Civil detuvo ayer a tres varones en Vizcaya en relación con la muerte del edil en Llanes (Asturias), entre ellos el marido de una prima de la mujer de la víctima, al que se considera inductor de los hechos ocurridos el 16 de agosto de 2018, según informaron fuentes de la investigación. 
La investigación, que se mantiene bajo secreto de sumario, señala a este hombre por urdir presuntamente un plan junto con otro ciudadano español, también arrestado, para encargar a dos argelinos que asesinaran a Ardines en una emboscada en un camino próximo a su casa en Belmonte de Prias. Los dos argelinos se encuentran detenidos, uno de ellos en Suiza pendiente de extradición. 
Los acusados no pasarán a disposición judicial hasta finales de esta semana, según adelantó el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). 
Fuentes de la investigación desligan ahora el crimen de motivaciones políticas, como se apuntó en un principio, y lo relacionan con cuestiones sentimentales, ya que las pruebas recabadas señalan a que el encargo se llevó a cabo por celos, debido a la relación que presuntamente existía entre Ardines y la prima de su mujer. 
El supuesto inductor, su mujer y sus dos hijos residen en Amorebieta, pero tienen otra casa muy cerca de la del concejal fallecido en Llanes. De hecho, los agentes desvelaron que eran amigos íntimos e, incluso, compartían pandilla. 
El principal sospechoso fue detenido por la Guardia Civil en Amorebieta. Los otros dos arrestos en España se efectuaron en Bilbao y se practicaron registros, además de en este municipio vizcaíno, en Otxarkoaga y en Erandio, así como en Altzaga, en Guipúzcoa. 
La muerte de Ardines por asfixia, tras recibir varios golpes en la cabeza, ocurrió en un camino en las inmediaciones de su domicilio en Belmonte de Prias, en Llanes. 
La investigación, que ha contado con la participación de la Unidad Central Operativa (UCO), está liderada por el Juzgado de Primera instancia e instrucción número 1 de Llanes, y fue bautizada por los agentes como Strabe.