Un trompicón que tiene premio

J. M. Loeches
-
Un trompicón que tiene premio - Foto: Yolanda Redondo

El conjunto verde asciende a la cuarta posición de la tabla a pesar de empatar en casa frente a un Manchego de Ciudad Real muy correoso que mermó la versión excelente de las últimas jornadas (1-1)

La inercia estuvo muy cerca de llevarle al CD Toledo a su sexto triunfo seguido, pero la jaula del Manchego tuvo premio y hay que decir que los de Ciudad Real lo merecieron porque redujeron bastante la versión de semanas anteriores del equipo de Manu Calleja, que se nota que sigue en buena línea, aunque no se puede ganar siempre. De todos modos, 2.107 días después, los verdes vuelven a posiciones de ‘play off’ de ascenso a Segunda División B. Como cuarto clasificado.
El conjunto toledano fue tradicional a sus arranques de encuentro y tuvo la posesión de la pelota en los primeros minutos. Sin embargo, los acercamientos verdes en diez minutos pueden resumirse en un balón dentro del área que Manu Gavilán intentó introducir de chilena y una acción de Iván Bueno en la que se anticipó la defensa.
Evidentemente, el Manchego tenía tan clara su misión que cuando recuperó el balón salió con rapidez hacia la portería de Machuca. Ahí tuvo que andar rápido Chato para corregir un par de imprecisiones en el balance defensivo. Como complemento, añadió también una falta lateral que por suerte atajó Machuca.
Entre unos cuantos bostezos, el CD Toledo continuó con la batuta en la mano buscando la manera de romper la cadena soldada por el rival. Ni siquiera las voces de Calleja desde la banda para abrir el campo fueron suficientes para inquietar a los de Ciudad Real, que ofensivamente, cuando entraron en el área, sí que despertaron sensación de peligro, sobre todo a balón parado.
Replicó el conjunto verde con otra falta escorada que volvió a poner en relieve la fortaleza por alto del Manchego. La grada empezó a impacientarse a la media hora al ver que sus jugadores no estaban tan lúcidos como otras veces. Y también que los visitantes, cada vez que tenían la pelota sí que podían dinamitar el favoritismo del Toledo.
Pero a este grupo no hay que denostarlo porque maneja suficientes registros como para no dejarlo suelto. Y si con el balón en movimiento no había opción de asfaltar el camino al gol, estaba la estrategia. Ya Chato rozó el tanto en otra falta lateral que acabó en córner. Y en ese lanzamiento, fue el otro central, Dennis, el que cabeceó al lateral de la red. El efecto óptico incluso provocó que medio estadio pronunciara las palabras mágicas.
Y sí que lo hizo en el minuto 36, en una acción aislada de un partido interrumpido constantemente por las faltas. Fue un centro al área que Manu Gavilán desvió con la cabeza perfectamente a la red sin que Sergio se lo esperase. Evidentemente, el 1-0 calmó el ánimo de todos los de verde y el cuadro de Sergio Inclán lo acusó, llegó menos al área contraria e intensificó la fuerza de sus entradas. Álvaro Antón, ya en el descuento, tuvo una falta de las suyas para aumentar la ventaja, pero dio en la barrera y acabó en saque de esquina. Ahí murió la primera parte.
La segunda comenzó con un CD Toledo mucho más ágil. En cinco minutos logró entrar en el área en un par de ocasiones. Iván Bueno ganó la espalda a la defensa, llegó a la línea de fondo y puso un centro que Manu Gavilán remató mordido con su pierna izquierda, así que el guardameta pudo responder sin agobios. El dúo Bueno-Gavilán regresó minutos después con un pase interior del madrileño al sevillano al que se anticipó Sergio, que no se dejó fintar.
El Manchego de Ciudad Real le quitó sorprendentemente la pelota al Toledo durante un tramo de unos cinco minutos y, como hizo en la primera parte, sus apariciones en tres cuartos fueron buenas. En una entrada por el lado izquierdo, Rares remató solo dentro del área y, con Machuca ya batido, la pelta salió rebotado tras pegar en el palo.
Se salvó el conjunto toledano de salir de la zona de ‘play off’ en la que se encontraba en esos momentos por el 0-0 de La Roda en Tomelloso. Pero no estaba el partido en la zona de confort. Y menos cuando en el minuto 61, a Cifu le ganaron la espalda de nuevo y Maikel pudo disparar a portería. Machuca estaba bien situado y lo paró, pero dejó el balón suelto y tuvo que llegar Chato para evitar un segundo lanzamiento.
Sergio Inclán hizo un segundo cambio y el Manchego, a su manera, seguía con la brújula en la mano. Sabía que tenía que atacar la espalda de la defensa y así se metió en los últimos viente minutos. A Manu Calleja no le gustó lo que veía y metió a Acuña por Esparza para cambiar el sistema. Dejó a Rubén solo en punta y reforzó el medio campo con el talaverano. No le dio tiempo mejorar al Toledo cuando el Manchego consiguió empatar. Antonio ganó la banda derecha y puso un centro que Chato introdujo en su portería al intentar despejar.
Le entraron las prisas a los toledanos, que en uno de sus empujones forzaron la segunda amarilla de Jordi Vidal en apenas cinco minutos. Pero eso no da puntos.  El equipo ciudadrealeño ya se encerró para dar por bueno el empate y el partido de fútbol mutó a partido de frontenis. Rubén Moreno, en el minuto 89, se atrevió a tirar desde lejos y Sergio fue abajo para detenerla. Álvaro Antón tuvo una falta que salió alta y Dennis, con el alargue casi cumplido, remató un saque de esquina a las manos del portero.