La mancomunidad del Pusa sufragará cisternas a 9 pueblos

J.M.
-

La presión de los vecinos ha aligerado la toma de esta decisión ante la vigente recomendación a los 7.000 habitantes de no beber ni cocinar con el suministro

La mancomunidad del Pusa sufragará cisternas a 9 pueblos

La Mancomunidad del Pusa ha tomado la decisión de facilitar agua potable a los pueblos fuera de la red de abastecimiento ante la prolongación de la recomendación de no beber ni cocinar del suministro por la mala calidad, que comenzó el pasado 9 de agosto. La presión de los vecinos de las siete localidades de la comarca de la Jara afectadas ha aligerado la toma de esta decisión que se llevará a cabo mediante camiones cisternas o con la compra de agua embotellada.
Así lo detalló ayer a este diario el presidente en funciones de la mancomunidad y alcalde de San Bartolomé de las Abiertas, Esteban Benito Blázquez, quien subrayó que la medida alcanzará a nueve municipios, todos los que integran la organización a excepción de Malpica de Tajo, que se abastece siempre de un pozo local.
La Mancomunidad del Pusa sufragará los gastos derivados de esta medida excepcional, que se materializará probablemente con el alquiler periódico de cisternas. «Es la primera opción», comenta Blázquez, quien subraya que esta decisión conlleva unos trámites administrativos con la Junta de Comunidades para la autorización sanitaria.
«Irían las veces que hicieran falta», comenta el presidente en funciones porque no se escatimarán gastos para satisfacer las necesidades de los vecinos, que se quejan principalmente porque no se puede cocinar con el suministro. En este sentido, las frecuentes deficiencias de la calidad del agua de la mancomunidad habían acostumbrado ya a los vecinos a comprar embotellada para beber.
La medida alcanzará a abastecer a unos 7.000 vecinos de las siguientes localidades:Espinoso del Rey, La Pueblanueva, San Martín de Pusa, Los Navalmorales, Torrecilla, Villarejo de Montalbán, Santa Ana de Pusa, Retamoso de la Jara y San Bartolomé de las Abiertas.
El agua sale de los grifos con un color amarillento, una apariencia que esperan corregir la próxima semana con la instalación de una balsa que permita captar el agua de la superficie en la presa. Los ayuntamientos, como San Bartolomé de las Abiertas, recurren también al agua de los pozos pero tienen problemas de potabilidad.
Los ayuntamientos han empezado a publicar ya un comunicado del presidente en funciones en el que asegura que la mancomunidad ha iniciado ya los trámites para poder suministrar a los municipios agua apta para beber y para el uso alimentario.
La recomendación de no usar el suministro como bebida ni en las cocinas se remonta al pasado día 9, cuando el químico de la mancomunidad informó de la mala calidad del abastecimiento.