Centro de Mayores del Polígono: ampliación máxima de 218 m2

J.Monroy
-
Los mayores del Polígono piden una ampliación de su centro. - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El número de socios no deja de crecer cada año. En 2018 se produjeron 188 altas y 20 bajas. Hubo además 1.086 peticiones para participar en las actividades y sólo 743 fueron admitidas

La próxima legislatura tiene que ser el de la ampliación del centro de mayores del Polígono, si nos atenemos, al menos, a las promesas electorales. A ello se han comprometido la actual alcaldesa y candidata socialista, Milagros Tolón, y su contrincante ‘popular’, Claudia Alonso. De hecho, antes incluso de la visita de Tolón, los técnicos municipales tenían sobre la mesa la propuesta de ampliación elaborada por parte de los miembros de la Junta Directiva del centro y presentada en el Consejo de Participación del barrio, y al parecer no han puesto problema alguno. La idea es hacer una ampliación de los laterales del actual salón. Dependiendo de la solución final que apruebe el Ayuntamiento, a la postre se podría ampliar la superficie del centro en 80, 100 ó 218 metros cuadrados.
Hay que tener en cuenta que, según la última memoria de actividades del centro, durante el pasado 2018, se produjeron 188 altas y sólo veinte bajas. Todo ello en un espacio que permanece abierto todos los días del año. Durante ese último ejercicio, hubo 1.086 peticiones para poder participar en talleres, de las que sólo 743 fueron admitidas. Además, las peticiones para el presente año han llegado a 1.304. El presupuesto y, fundamentalmente, el espacio para realizar las actividades en el Centro se quedan insuficientes.
El portavoz del centro en el Consejo de Participación del Polígono, Eugenio García Santiago, llevó al mismo la propuesta de ampliación de los mayores. Allí explicó que en los últimos años, el centro viene aconteciendo un incremento progresivo de socios, ya sea en demanda de talleres que ofrece el programa del centro, del baile de sábados domingos y festivos, juegos de mesa y desayunos y comidas en la cafetería. A su juicio, el centro es, sin duda alguna, es el lugar más concurrido del barrio, llegando con frecuencia al colapso, por falta de espacio físico.
A ello contribuye, por un lado, la apertura de la cafetería, demandada durante mucho tiempo. Hay que tener en cuenta que en el Polígono no existía un sitio adecuado para comer personas mayores, que estaban obligadas a desplazarse a los centros de Toledo. Luego está la demografía. Según el censo municipal, a principio del año 2017, en el barrio había 3.000 vecinos que superan los 65 años. Además, entre los 60 y 64 años hay 1.103 personas más. En consecuencia, durante 2015, 2016 y 2017, el total de nuevos socios alcanzó la cantidad de 514. De estos, 202 corresponden al año 2017. En el año 2018, fueron 188 nuevos socios inscritos.
Las peticiones de talleres, del presente año llegaron a 1.086. De esta cifra, 743 personas fueron admitidas y vienen semanalmente al centro. Otras 90 personas utilizan al podólogo, 50 la peluquería, 700 participan en mañana y tarde en juegos de mesa, 300 van al baile de sábados y domingos, 200 a la lectura de prensa y billares, 560 al desayunos en cafetería, 350 a las comidas y 200 a los aperitivos y otros en cafetería. Esto deja una suma de 3.193 personas que acceden al centro a lo largo de la semana.
Todo ello, en un centro abierto desde las 9 de la mañana a 8 de la tarde, con un continuo movimiento de gente. Con la llegada del invierno, explicó García, es necesario llegar pronto para poder coger mesa para los juegos y para el baile de los sábados y domingos, que es todo un éxito. Llegan personas de otras zonas de Toledo y, debido a la falta de espacio en el salón, surgen los comentarios maliciosos por parte de algún socio, respecto a los foráneos, al quedarse sin asiento.
En resumen, apuntó García, el gran problema del centro es la carencia de espacio, para la realización de las actividades. El centro, se queda pequeño y, «al seguir creciendo el número de socios, vemos difícil el cumplimiento de esta necesidad social tan necesaria». Por todo ello, reivindican los mayores medidas urgentes.
Año pleno de actividades. El centro de mayores del Polígono, recoge su memora de 2018, permanece abierto todos los días del año. Todos los sábados, domingos y festivos realiza un baile a última hora de la tarde. De igual forma, por ejemplo, durante las noches de reyes y fin de año hubo baile tradicional, hasta el amanecer y chocolate con churros.
El final de curso de junio y diciembre se celebró en la sala Thalía, con presencia de los talleres de teatro, canto, guitarra y los de baile: lineal, salón, sevillanas y jotas. En el fin de curso de diciembre, participó por vez primera el taller de Coreogym, siendo muy bien acogido por el público de la sala. Además, un grupo de 20 personas del centro participó en el carnaval del barrio.
La participación en los viajes sigue aumentando cada año. Se realizó el tercer crucero, esta vez visitando las Islas Canarias. Los ingresos alcanzaron la cifra de 170.000 euros con una participación de 1.100 personas.
Además, a la espera de la deseada ampliación, los socios han podido disfrutar en los últimos meses de una serie de mejoras en el centro. La rampa de acceso, desde el paseo a la cafetería, prometida para el año 2018, se hizo realidad en el mes de enero. Ahora, reconoce la Directiva, el acceso a la cafetería y el centro «se encuentran en condiciones extraordinarias».
Además, en la oficina se ha instalado un tarjetero para el cobro de los viajes, que ha evitado el desplazamiento a la entidad bancaria. Finalmente, el excedente del presupuesto en talleres, permitió la subvención de cinco autobuses en excursiones de un día.