Arrancan las obras en la senda de Vega Baja

C.M.
-
El cartel ofrece la información relativa al proyecto peatonal a desarrollar en el espacio de Vega Baja. - Foto: David Pérez

La adjudicataria cuenta con seis meses para ejecutar un camino llamado a unir esta parte de la ciudad con el río. Es cuestión de días que comiencen los trabajos porque la semana pasada se firmó el replanteo

Las obras  de  ejecución  de  senda  peatonal  en  Vega  Baja-calle  Armeros  frente  al  colegio  Fábrica  de  Armas, prolongación desde su cruce con Mas del Ribero hasta San Pedro El Verde, y continuación por la calle Lima hasta la senda ecológica de ribera del río están a punto de comenzar. De hecho, los carteles que hasta ahora indicaban que se estaba ‘trabajando en el yacimiento’ han sido sustituidos, por fin, por el referido al proyecto ya adjudicado con un presupuesto de 412.131,10 euros- y un plazo de ejecución de seis meses. No en vano, la Junta de Contratación, en sesión ordinaria de fecha 20 de diciembre de 2018,  adoptó proponer como adjudicatario, «al resultar la oferta económicamente más ventajosa», a Entorno Obras y Servicios como la encargada del proyecto. Pues bien, en breve comenzarán los trabajos porque el preceptivo replanteo se realizó ya la semana pasada.
La intervención financiada con cargo al superávit del Consistorio necesitó del consentimiento de Patrimonio que, dicho sea de paso, emitió un informe en el que aprobaba la actuación «con condicionantes». Por ello, y puesto que han sido necesarias algunas modificaciones tendentes a ir adaptando esos requerimientos durante el proceso de actuación -conforme a los criterios consensuados por todos los agentes implicado-, el Ayuntamiento ya ha comenzado el plazo.
Bajo la premisa de «detectar los valores que desde el paisaje permitan aportar caminos posibles que sumen riquezas al planteamiento y la construcción de una ciudad mejor», el proyecto toma como punto de partida «el carácter de las sendas que recorrían y organizaban este lugar». Al igual que aquellas sendas, se propone «recorrer el vacío bajo la sombra de las moreras».   
Y puesto que en la zona se hace necesario facilitar la unión entre la ciudad y la ribera, se apuesta por la realización de una primera senda que recupera un camino peatonal semiabandonado en el borde oeste de la Vega Baja, al que se le da continuidad por el terreno arqueológico hasta Poblado Obrero. Este trazado enlaza con la senda peatonal de la ribera derecha del río y con la avenida Mas del Ribero y la prolongación hacia el Poblado Obrero, de forma que el territorio urbano y periurbano quedan unidos.
Tal y como consta en el proyecto, la senda transcurre por tres ámbitos diferenciados que tienen cualidades diferentes. Así, la calle Armeros es una vía del Poblado Obrero y se encuentra consolidada y urbanizada de modo convencional, por lo que el desarrollo es prácticamente plano. El segundo tramo discurre por los terrenos del yacimiento en el que han dejado al descubierto vestigios de valor patrimonial, de ahí que la senda en este tramo conecta las avenidas Mas del Ribero y San Pedro el Verde. El último tramo se sitúa en la calle Lima; su primer parte, junto a la avenida San Pedro el Verde, está pavimentada, y su continuación hacia el río está consolidada por el paso de personas y vehículos puntuales, y el último tramo es prácticamente plano hasta llegar a la ribera.
La senda peatonal, de trescientos sesenta metros de longitud y cuatro metros de ancho, se forma mediante la colocación sobre terreno, limpio y desbrozado, de una barrera geotextil antiraíces de alta resistencia, sobre la que se acometerá una elevación de tierras. Este terraplén se forma utilizando las tierras que se retiraron durante la excavación arqueológica realizada en el sitio. Sobre éstas, se dispondría «zahorra natural compactada y un estrato final de jabre rojo» destinado a definir la superficie del camino.
las ‘correcciones’. La autorización concedida por Patrimonio recoge que la misma está sujeta a «condiciones»». No en vano, el informe especifica que «no autoriza ni la retirada de la estructura de puerta y vallado existente en la rotonda de acceso a la Universidad y en la calle San Pedro el Verde» ni «la retirada de las estructuras de cartelería sin una solicitud en cada caso individualizado». Además, se invita a «tapar los restos arqueológicos -que se hallan en el entorno de la senda- de manera permanente para preservar su integridad», por lo que «deberá aportarse la propuesta de cubrición de los mismos».