Sanidad recomienda el cierre cautelar del matadero municipal

J. Monroy
-
Sanidad recomienda el cierre cautelar del matadero municipal - Foto: victor ballesteros

Los veterinarios oficiales de Matadero han detectado durante una inspección varias no conformidades en materia de higiene y bienestar animal

Los veterinarios oficiales de Matadero de la Consejería de Sanidad han recomendado el cierre cautelar del matadero municipal, Matajo, hasta que subsane varias deficiencias. Esta recomendación viene después de que los empleados del servicio de Control y Vigilancia de Sanidad Alimentaria hayan detectado en sus exámenes rutinarios de vigilancia de establecimientos varias no conformidades en materia de higiene y bienestar animal. Los veterinarios levantaron acta de lo ocurrido y han recomendando el cierre cautelar de forma temporal hasta la subsanación de todos estos desperfectos por parte del operador.
Matajo es la arrendataria del matadero municipal, arrendado por el Ayuntamiento. Esta empresa particular es la que se encarga de la gestión. Sobre ella, por lo tanto, indican fuentes municipales, es sobre la que recaerá cualquier irregularidad. No es el primer problema con el que se encuentra el actual equipo de Gobierno con el matadero municipal en lo que va de legislatura, después de que hace apenas tres años La Tribuna hiciera público un vertido de sangre que llegó hasta el propio río. Se produjo tras una serie de averías, y tuvo que ser la Patrulla Verde la que avisara a los responsables de las instalaciones de lo que estaba ocurriendo.
Como en Talavera. Curiosamente, esta recomendación de cierre llega una semana después de que La Dirección Provincial de Sanidad ordenara el cese cautelar de la actividad del matadero municipal de Talavera, tras constatar deficiencias y problemas de forma continuada pese a los diferentes avisos de la administración. Las instalaciones municipales, con concierto privado a la empresa Ganados y Productos Industriales SA (Gypisa), fueron clausuradas el lunes día 11, después de una visita que la semana anterior llevaron a cabo responsables sanitarios de la Oficina de Alimentación y Veterinaria (FVO), agencia de la Comisión Europea, encargada de comprobar que en la Unión Europea se cumplen los requisitos establecidos en la legislación con respecto a la seguridad y la calidad de los alimentos.
Las instalaciones del polígono de Torrehierro habían aguantado durante mucho tiempo estas deficiencias que han llevado a su cierre. Previamente, las inspecciones de la Dirección Provincial de Sanidad habían reclamado correcciones en diferentes ocasiones con avisos de clausura que se han dilatado en el tiempo.