Juan Sánchez, «prohombre de cultura», presenta nuevo libro

A.D.M.
-

Numerosos amigos y familiares acudieron a la presentación del volumen póstumo del historiador y bibliotecario, fallecido en 2019

Juan Sánchez, «prohombre de cultura», presenta nuevo libro - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Se hace muy extraño, casi imposible, escribir la crónica de un acto en la Biblioteca de Castilla-La Mancha sin contar con la presencia viva de Juan Sánchez Sánchez, que fue su director entre 2012 y 2017. «Todos los que le conocimos -apuntaba ayer el historiador Fernando Martínez Gil, coordinador de la edición de más de un centenar de textos que le acaba de publicar Ledoria con el título de Toledo en el corazón- recordamos sus bienvenidas, siempre acompañadas por una sonrisa afable y por palabras que él siempre pretendía que fuesen breves, aunque rara vez lo conseguía». 
Presente de algún modo en las propias entrañas de esa Biblioteca que desde el año pasado recuerda su legado con la instalación de una placa frente a la Sala de Castilla-La Mancha (o de la ciudad-biblioteca que, parafraseando a Borges, era Toledo para él), el «bibliotecario agitador» fue recordado ayer por los muchos amigos y familiares que asistieron a la presentación de su último trabajo. 
«Su testamento literario», en palabras del editor Jesús Muñoz Romero, responsable de Ledoria, quien se refirió a Juan Sánchez Sánchez como «prohombre cultural»: alguien que «abría las puertas de la Biblioteca a todo el mundo». Se trata del tercer trabajo que el bibliotecario ha publicado con esta editorial toledana que ahora cumple 25 años, relación que se inició en el año 2013 con la novela Rebelión por la biblioteca. «Es la primera vez que publicamos un libro póstumo, así que la sensación es de alegría, pero al mismo tiempo resulta agridulce».
Toledo en el corazón reúne las inquietudes de Juan Sánchez Sánchez a lo largo de los últimos cuarenta años. En más de un centenar de artículos -algunos publicados en prensa, en La Tribuna; otros, inéditos o pronunciados en forma de conferencias o discursos, como el «Decálogo para Toledo» con el que abrió el curso académico 2014-2015 en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo- se manifiestan, como apuntó la actual directora de la Biblioteca de Castilla-La Mancha, Carmen Morales, «sus críticas sanamente constructivas, sus ideas siempre relacionadas con el compromiso ciudadano».
Personaje polifacético -«siempre que piensas en el inabarcable Juan acabas descubriendo una perspectiva nueva», según el presidente de la Asociación de Amigos de la Biblioteca, Jesús Fuentes Lázaro-, Sánchez Sánchez era «un hombre honesto, inquieto, preocupado por la sociedad y por lo público, pacífico y pacifista, sin que ello le impidiera manifestar su opinión siempre que lo considerase necesario». El expresidente de la Junta añadió, por medio de una cita de Albert Camus, que admiraba de él su capacidad para sobreponerse en los momentos en los cuales «uno tiene razón y es derrotado», pues no siempre las ideas y reivindicaciones del bibliotecario fueron bien recibidas por las administraciones. Ni siquiera por parte de algunos con quienes compartió experiencias durante sus muchos años de esfuerzo por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
El geógrafo Antonio Zárate, amigo y antiguo profesor universitario de Juan Sánchez, señaló, en este sentido, que  el bibliotecario contribuyó a crear el año pasado, estando ya muy enfermo, la plataforma Toledo. Sociedad, Patrimonio y Cultura, y que «su pensamiento y sus ideas, como la necesidad de articular esta ciudad, de salvar el río, de devolver la dignidad al Museo de Santa Cruz, permanecen vivas».
Muy emotiva fue la semblanza de Fernando Martínez Gil, antiguo compañero de estudios. «Juan Sánchez era uno de mis mejores amigos. Una de las personas que más he querido y admirado. Era siempre el valiente que empieza las cosas, sobre todo en temas que tenían que ver con la cultura». El historiador recordó las investigaciones conjuntas realizadas en los años ochenta, especialmente la recuperación del fotógrafo Casiano Alguacil -junto con su hermano Isidro y Rafael del Cerro Malagón-, e hizo suyas las palabras de Gabriel Celaya al apuntar que el volumen póstumo de Juan Sánchez Sánchez es «un libro cargado de futuro».
El acto contó con la presencia de Teo García, concejal de Cultura. Su presencia fue doblemente destacada por algunos de los asistentes, entre ellos Zárate, debido a la habitualmente escasa implicación de representantes institucionales del Ayuntamiento y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en muchas de las programaciones organizadas por el antiguo director de la Biblioteca.