Maldita bocina

Área 11
-
Jesús Jiménez ante el local Luisma. - Foto: Burela FS

5
Pescados Rubén Burela
4
Soliss FS Talavera
Finalizado
Un gran Soliss FS Talavera vuelve a caer en el último segundo, esta vez, ante el Burela, un líder al que tuvo contra las cuerdas durante buena parte del encuentro

El Soliss FS Talavera acarició con la yema de los dedos la sorpresa ante el líder, un Pescados Rubén Burela que pasó gran parte del encuentro contra las cuerdas, tratando de encontrar la fórmula para superar el entramado perfecto de los de Raúl Aceña, que consiguieron llegar al descanso con ventaja en el marcador (2-4) pero que en el tramo final se vieron devorados por el juego de cinco de los gallegos, que terminaron llevándose la victoria sobre la bocina gracias a un tanto de Renato que echó por tierra el magnífico trabajo durante todo el encuentro de los cerámicos que cayeron 5-4 y se encuentran a cuatro puntos del descenso.
Consciente de la dificultad de la empresa pero sabedor de sus posibilidades, salió a pista el equipo talaverano decidido, sin miedo y con descaro ante el primer clasificado de la categoría de plata. Ya había avisado su técnico en la previa que no se encogerían en Vista Alegre, un feudo en el que había mucho que ganar y poco que perder. Así las cosas, en una de las primeras aproximaciones sobre el portal de Edu, llegó el primero de la tarde, cuando únicamente se habían disputado dos minutos de juego. Justo Cáceres superó la salida del meta burelista y mandó el cuero a la escuadra: 0-1.
El tanto agitó un envite que tuvo una primera mitad muy movida y en el que no faltaron las ocasiones y los goles. El Pescados Rubén Burela no se quedó ni mucho menos de brazos cruzados y trató de reponerse al golpe con acciones de peligro en busca del empate. Lucho primero y acto seguido Porto avisaron de lo que estaba a punto de suceder. Y es que tras unos buenos minutos del equipo celeste soportando e incomodando a un rival que no las tenía todas consigo, los de Juanma Marrube le dieron la vuelta al marcador en apenas un minuto.
Primero, en el 7’: Joselito, que acababa de entrar a la cancha, recibió una asistencia de otro hombre de refresco como Vargas para poner el empate. Los cambios sentaron muy bien a los lucenses, que a la salida de un córner botado por Juanfran lograrían el 2-1 por medio de Renato. El ala caboverdiano, que volvería a ser el gran héroe en los compases finales, remató de manera perfecta el esférico para que Rafa Luque no pudiera impedir el tanto. El encuentro se le ponía muy de cara a los gallegos, pero la alegría no les duraría mucho.
Y es que Josete, al filo del ecuador del primer acto, respondió y de qué manera al chicharro local con el 2-2 que devolvía la emoción al encuentro y ponía de manifiesto el empaque y las ganas con las que el Soliss FS Talavera lo afrontó. Los lucenses a partir de ahí siguieron insistiendo sobre la meta celeste, pero con escaso acierto. En cambio, lo que sí llegó fue el 2-3 a cuatro minutos del intermedio: Sergio no perdonó frente a Edu mandando el balón lejos de su alcance y en el 18’ iba a ser Anass quien con un certero remate dejara helado Vista Alegre (2-4).
Los de Raúl Aceña cuajaron un primer tiempo para enmarcar que les permitió encarar el segundo con optimismo y confianza. Sabían que enfrente los naranjas apretarían y aun así, aguantaron y supieron administrar su ventaja casi un cuarto de hora, disponiendo incluso de opciones de encarrilar una victoria que habría sido mágica y clave para el devenir en la clasificación. Pero si algo demostró el Burela durante la segunda parte es su empuje y ganas de vencer. Por algo comanda la tabla y por algo firmó un desenlace como el que le tocó vivir al Talavera.
La mala puntería que castigó a los locales durante buena parte de la reanudación varió en los últimos instantes, cuando un final épico desató la locura en Vista Alegre. Mariskal situó a Vargas como portero jugador en el minuto 32 y fue el propio jugador quien segundos más tardes recortaría distancias (3-4). Con todo el resultado favorable a los cerámicos se mantendría hasta las postrimerías, cuando insistiendo en el juego de cinco, los de casa obtuvieron su recompensa con el gol de Luisma en el minuto 39. Los visitantes sufrían.
En el último minuto, en la última jugada, llegó el tanto de la remontada mariñana, obra de Renato a falta de cincuenta centésimas y que pese a echar por tierra el gran trabajo del Soliss FS Talavera, no empañó ni mucho menos la entrega y el esfuerzo mostrados hasta el último suspiro. Un resultado en contra y unas sensaciones a favor que deben servir para encarar los siguientes compromisos con ilusión y seguridad. De buen seguro que así, la salvación pronto será una realidad.