Caja Rural CLM cierra 2014 con un beneficio de 23 millones

E. Martín / Toledo
-

Según los datos que aportó ayer la entidad en la Asamblea Anual, el activo de balance es de casi 6.700 millones de euros, lo que supone un 21,8 por ciento más que durante el ejercicio pasado

Los responsables de la Caja Rural junto a los socios de la cooperativa antes de la Asamblea General. - Foto: Yolanda Lancha

Un día de gozo. Así definió ayer el presidente de Caja Rural de Castilla-La Mancha, Andrés Gómez Mora, la celebración que tuvo la entidad financiera durante la tarde de ayer. Se trataba de su asamblea anual, de la que el pasado 30 de marzo se cumplieron cincuenta años. En 1965 se celebró la primera siendo presidente Antonio Marañón de Mora y director general José María de Pablos Fernández.

El anfitrión fue saludando uno a uno a los socios que se dieron cita en este evento y en la posterior cena de hermandad. En torno a las 17,30 horas de la tarde comenzaba esta asamblea. El director general de la entidad comentó que se trataba de un «día grande» para Caja Rural de Castilla-La Mancha, entidad a la que acompañaron cerca de 300 delegados y alrededor de 2.000 invitados. Víctor Manuel Martín López aseguró que el pasado ejercicio de 2014 ha sido para la entidad castellanomanchega «brillante» en el que además, hizo hincapié también, «Caja Rural de Castilla-La Mancha ha demostrado el compromiso con su gente». Y lo ha hecho, apuntó, «revirtiendo y reinvirtiendo» la generación de su balance y cuenta de resultados en la tierra «y para contribuir al desarrollo económico y social de la región». Martín López incidió «en que Castilla-La Mancha tiene su caja y esa es Caja Rural de Castilla-La Mancha».

Así, fue una jornada de convivencia en la sede central de la entidad financiera en la que sus socios aprobaron las cuentas correspondientes al pasado año 2014.

De esta forma, calificó este aniversario de «hito» puesto que se ha producido un crecimiento de más de un 21 por ciento cerrando con cerca de 6.700 millones de euros en el activo de balance. En 2013 fueron 5.500 millones de euros.

Además, cerró el año con un beneficio antes de impuestos de 23 millones, casi multiplicando por tres los beneficios de 2013. También se ha producido un crecimiento de la inversión del 17% y del 16 por ciento de los recursos. La entidad también ha registrado un ratio de solvencia del 13,11 por ciento, lo que supone cinco puntos más de lo que exige el Banco de España así como un ratio de morosidad del 3,33 por ciento frente al 12,61 que presentaban a finales de 2014 las entidades de la competencia.

De igual modo, la cobertura sobre riesgo dudoso es del 110 por ciento frente al 56 por ciento de la media del sector. La entidad presumió de estos números. «Nos engrandecen, nos agradan, pero desde luego no nos autocomplacen». Caja Rural Castilla-La Mancha mira al pasado para plantear un futuro que pasa ahora por 2015. «Ya estamos apretando los dientes haciendo nuestro trabajo cada día de forma más cercana y más humana».