scorecardresearch

La Audiencia absuelve al secretario del Ayuntamiento de Yunclillos de un delito de falsedad

latribunadetoledo.es
-

El tribunal desecha por falta de fiabilidad la principal prueba de cargo, una grabación del Pleno del que se dijo que el funcionario había manipulado su acta para perjudicar un proyecto urbanístico

El secretario del Ayuntamiento de Yunclillos, Carlos E.B. ha sido absuelto de una acusación de falsedad cometida por funcionario público presentada por un empresario inmobiliario y la Fiscalía, por la que pedían cuatro años y medio de prisión. Así se recoge en una sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial.

La acusación contra E.B. mantenía que éste infringió la ley al acusársele de manipular un acta de Pleno para retrasar hasta convertir en inviable en 2007 el proyecto de una urbanización de 279 viviendas en la localidad sagreña, que el empresario valoró en unos 13 millones de euros. Sin embargo, el tribunal no comparte esta acusación ya que «no ha quedado suficientemente acreditada por las pruebas practicadas en el acto del juicio, la comisión de ilícito penal alguno por el acusado», según se recoge en el fallo.

El tribunal desecha la principal prueba de cargo, una grabación del Pleno en cuestión, al considerarla «absolutamente inhábil para acreditar la falsedad». Explica que se trata de una copia en CD de la grabación original en cinta de cassette que «al parecer» se efectuaba de todos los plenos municipales y que el empresario  solicitó a los administrativos del ayuntamiento para acreditar que nada se había tratado en aquel pleno acerca de lo que motivó el retraso de su proyecto. «La cinta original facilitada al querellante no obra en autos y nadie la ha escuchado, volcándose su contenido sin control judicial alguno sobre su integridad y exactitud al mencionado CD», señala la Audiencia. Por ello, se acepta como factible que el secretario advirtiera en ese Pleno de la necesidad de informes suplementarios para que la urbanización se construyera, lo que se hizo luego constar en el acta y motivó el retraso del proyecto. Estos informes luego fueron emitidos por la Mancomunidad de La Sagra Baja.

El tribunal manifiesta «la extrañeza que causa que se impute a un servidor público una falsedad sin indicar qué finalidad podría perseguir».