Descalabro en el Ciudad de Valencia

SPC
-

El Barcelona cae ante el Levante, que cuajó un gran partido y dominó a su rival durante gran parte del duelo. Los de Ernesto Valverde pagaron caro la ausencia de Messi y Suárez

Descalabro en el Ciudad de Valencia - Foto: HEINO KALIS

Un Levante consistente puso ayer contra las cuerdas al Barcelona en un partido en el que impuso su ley durante muchos minutos ante un rival dubitativo y que acusó las ausencias de sus estrellas, aunque su tanto en el tramo final del choque aguó la fiesta local (2-1).
El conjunto ‘granota’, a base de oficio, claridad en sus ideas y llegadas a la contra supo mantener a raya al rival y afrontará en la Ciudad Condal la vuelta con la ilusión de plantar cara al vigente campeón, que deberá mejorar para no verse sorprendido por el equipo valenciano.
El Barça, sin Messi, Suárez y sus principales jugadores, tuvo problemas, para adaptarse al ritmo de partido que impuso el Levante desde el primer minuto.
El equipo local afrontó el encuentro con intensidad y en la primera oportunidad de que dispuso abrió el marcador en un cabezazo de Cabaco al saque de una falta. Poco después una penetración de Coke acabó con una gran parada de Cillessen a remate de Boateng.
Al bloque azulgrana le costó entrar en el encuentro y en la primera parte solo dispuso de una ocasión de gol en una galopada en solitario de Malcom que desbarató Aitor Fernández.
Se jugaba al ritmo que imponía el anfitrión y fruto de esta dinámica fue el 2-0 logrado por Mayoral tras un buen servicio de Boateng.
Tras el 2-0, el cuadro de Ernesto Valverde imprimió una velocidad más a su juego, pero la estructura defensiva de los locales era prácticamente insuperable para un equipo que llegaba bien al borde del área, pero que no pasaba de allí y que, cuando perdía el balón, daba opciones a los locales al contragolpe.
Sin que el Levante sufriera sobresaltos, la evolución del partido hasta el descanso demostró que el conjunto de Paco López notó menos sus ausencias que el catalán.
Tras el descanso, salió Sergi Roberto como lateral izquierdo por el joven Miranda con el objetivo de que el grupo mostrara la consistencia que le había faltado en la primera mitad.
Poco cambió la tónica el duelo, pues la concentración de los jugadores locales dificultaba mucho el fútbol ofensivo del Barcelona, que manejaba el balón hasta el borde del área local, pero sin apenas profundidad que hiciera temblar los cimientos del triunfo ‘granota’.
El Levante tocaba, profundizaba y recuperaba el balón, aunque sin confiarse ante el potencial de los jugadores del Barcelona, capaces de sacar rédito a cualquier situación a pesar de no completar un buen partido, aunque los locales dispusieron de alguna ocasión para ampliar la ventaja.
A medida que se acercaba el final del choque, los visitante tenían más posesión de balón, pero el Levante gozaba de espacios para hacer daño al contragolpe.
Una buena acción de Denis Suárez acabó con un derribo dentro del área y Coutinho, pese a no engañar al meta local, puso el 2-1 en el marcador y dio alas a su equipo para buscar el empate en los minutos finales.
En esos instantes, los levantinistas sufrieron pero fueron capaces de mantener la ventaja, aunque fuera realmente complicado ampliarla tras el gran esfuerzo físico realizado durante los 90 minutos.