Menos comida y más ofertas

SPC
-
Menos comida y más ofertas

Los españoles se vuelven más prudentes en sus hábitos de consumo que en años anteriores, con una reducción en su presupuesto para alimentación y la priorización de los descuentos

La austeridad y el gusto por el chollo están cada vez más presentes en los hábitos de consumo en España. De hecho, los ciudadanos muestran un comportamiento más cauto este año a la hora de llenar su cesta de la compra, aseguran haber reducido su gasto en alimentación fuera y dentro del hogar, y priorizan la búsqueda de las ofertas. Así se desprende de la Encuesta sobre Hábitos de Consumo 2018, basada en las entrevistas a 3.100 familias de todas las regiones del país y elaborada en el marco de un reciente foro en el que participaron las asociaciones de consumidores CECU, FUCI, UNAE y Cauce, y la cadena de supermercados Mercadona.
Según el informe, el 31% de los consultados reconoció que busca más las gangas que en 2017, un 21% aprovecha más la comida y un 14% redujo el presupuesto destinado a la alimentación. Además, el porcentaje de preguntados que come o cena fuera de casa al menos una vez a la semana cayó dos puntos, hasta el 37%, mientras que quienes lo hacen con una periodicidad inferior aumentó en esa misma proporción, hasta el 39%.
Cercanía (17%), calidad (16%) y precio (13%) son los factores más importantes para los españoles a la hora de decidir dónde hacen la compra, y se observa una subida relevante en la importancia de las ofertas y promociones, dato clave para el 7% de los consumidores.
Por otra parte, la adquisición de comida por internet se eleva y es una vía elegida «habitualmente» por el 5% de los consultados, frente al 3% del ejercicio anterior, reflejo de que el usuario ha mejorado su percepción sobre este canal virtual.
Asimismo, el estudio refleja la preferencia por el producto fresco y apunta a un notable incremento del consumo de carne frente a la caída del pescado, bajada esta ultima compensada por un repunte del congelado.
Los autores del documento destacan también que se observa cierta «contradicción» en el usuario, que dice mantener hábitos saludables que después no se corresponden con sus respuestas.
La preocupación por la ingesta de azúcar es visible en la encuesta, ya que se ha duplicado en dos años el número de entrevistados (del 16 al 30%) que considera este capítulo como el contenido nutricional que más les interesa a la hora de comprar comida. Expertos y representantes de las asociaciones de consumidores coinciden en apuntar al peligro que supone la «desinformación» y las fake news (noticias falsas) en materia de nutrición, además de apostar por la mejora del etiquetado para que sea comprensible para el ciudadano medio.
En cuanto a los lugares predilectos para poder llenar la cesta de la compra en España, el análisis apunta a que el 62% de los ciudadanos reconoce que el supermercado es su opción preferida para hacer la compra, seguida muy de lejos por el hipermercado (10%) y del pequeño comercio (15%). 
En concreto, el estudio destaca que la cercanía (50,5%), la calidad de los productos (48,6%) y el precio (42%) son los principales factores que valora el consumidor a la hora de decantarse por un determinado establecimiento, y que en este año destaca, frente a ejercicios anteriores, que la calidad ha superado por primera vez al precio. 
mayor aprovechamiento. Mientras, el presidente de CECU, Fernando Moner, resalta que los españoles han cambiado a lo largo de este año sus hábitos. «Buscamos más las ofertas y aprovechamos más la comida, aunque los más jóvenes son los que menos valoran los alimentos y los que más han reducido su gasto en este campo», explica sobre los datos más relevantes de la encuesta. 
Un análisis que muestra que el 78% de los encuestados ha cambiado en 2018 sus pautas de consumo, frente al 72% del ejercicio anterior, debido sobre todo a la apuesta por el ahorro y la búsqueda de precio, seguido por la salud, la conveniencia, el placer, la responsabilidad y la meteorología, como afirma, por su parte, la directora del observatorio de innovación en gran consumo, Yolanda Cerdá. 
Este incremento de seis puntos porcentuales coincide con el experimentado en quienes aseguran haber reducido el gasto en alimentación (13,8%), hecho que pone de manifiesto que ha aumentado el porcentaje de los españoles que han optado por la cautela en sus hábitos de compra. 
De la misma manera, al igual que en 2017, el 51% de los consultados ahora considera estar bien informado en materia de alimentación y del etiquetado, aunque el 26% reconoce que los datos que se aportan en este sentido son confusos, por lo que es necesario adecuar los envases a las necesidades que plantea el consumidor.