Roberto Polo impulsará un festival internacional de ópera

M.G
-

El coleccionista, que abrirá el Centro de Arte Moderno y Contemporáneo en Toledo el 27 de marzo, confía en que esta iniciativa musical recale en «Castilla-La Mancha»

Roberto Polo impulsará un festival internacional de ópera - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Roberto Polo estrenará su colección el próximo 27 de marzo, algo que ya se sabe desde hace tiempo, al igual que muchos de los detalles en torno a este proyecto artístico que acoge el convento de Santa Fe, reconvertido a partir de esa fecha en Centro de Arte Moderno y Contemporáneo de Castilla-La Mancha. El coleccionista se prestó ayer a protagonizar un desayuno informativo de la mano de encastillalamancha.es, y habló de arte y de su colección, pero también de música porque está empeñado en dar un impulso a la ópera en nuestro país con la organización de un festival internacional.
«Tenemos escenarios, el clima y no se ha hecho», insistió Polo. La idea surgió de una conversación con su buen amigo Cristóbal Soler, el nuevo director de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, al que ha conocido gracias al Gobierno regional. El coleccionista, un empernido melómano, no está dispuesto a dejar pasar de largo la oportunidad de que España disfrute «de un festival internacional de ópera» y espera que pueda organizarse «en Castilla-La Mancha». En este caso, Polo no avanzó mucho más porque la idea  tiene que ir tomando forma, pero está convencido de que puede salir adelante un festival como el de Salzburgo o el de Bélgica, este último país «es un cacahuete en Europa».
su proyecto en toledo. «Me podía haber ido a París con mi colección, pero he venido aquí a Toledo porque este museo será un evento histórico». Con aires de gentleman y con su habituales explicaciones sobre arte, vanguardias, artistas y obras, el coleccionista Roberto Polo se subió al atril para contar que trabaja a contra reloj desde hace meses, mañana, tarde y noche, como suele decir, porque pasa noches en vela y en otras, con suerte, duerme un par de horas con pastillas porque tiene demasiada adrenalina.
La puesta en marcha de este proyecto, que surgió hace tres años y se formalizó hace tiempo con el Gobierno regional, exige dedicación completa. En principio, el coleccionista cede 445 obras, pero ya ha incluido algunas más, «de todas las expresiones artísticas» aunque algunos piensen que únicamente cederá pintura, durante quince años, y la intención es realizar una donación paulatina una vez finalizado el contrato, «sin contraprestación» porque él está educado en los Estados Unidos y allí están acostumbrados «a devolver a la sociedad» parte de lo que le ha dado. Los únicos requisitos que pone es que su colección «esté bien conservada y promovida».
Sin embargo, Polo es un hombre inquieto y ya ha tiene preparada una primera lista de obras para donar, aunque no adelantó más. Eso sí, subrayó que lleva donando obras muchos años, siempre bajo la fórmula de la cesión durante los primeros años. «Y nunca me las he llevado, nunca he recuperado nada desde que tenía 20 años».
Su colección tiene alrededor de 7.000 obras y únicamente ha cedido un 7% a Castilla-La Mancha, en concreto a Toledo y Cuenca, aunque en esta última ciudad está pendiente de ubicación porque finalmente la Casa Zavala no la acogerá temporalmente a pesar del compromiso del Ayuntamiento. En este caso, la colección cedida supera un 30% de lo que podrá exponer, pero le gusta presumir de su generosidad con este proyecto artístico «muy ligado a lo que hago y considero importante».
Polo sostuvo que viene a Toledo «a cantar otra canción», puesto que espera que el Convento de Santa Fe, edificio que albergará la colección, al que se sumará el del Miradero en 2023, se convertirán en un museo de referencia internacional. Quizá pueda sonar presuntuoso, pero el coleccionista insistió en que su proyecto - «la colección, el museo y el edificio»- también ha sido avalado por Sotheby’s, la prestigiosa casa de subastas «que más influencia tiene en el mundo del arte».
El coleccionista recibió una carta hace semanas en la que se anunciaba que su museo contará con el sello de Sotheby’s y entra en un selecto grupo de los museos más prestigiosos del mundo, ocho de ellos españoles, entre los que están el Thyssen, el Prado, y el Reina Sofía. Polo está muy satisfecho con la distinción porque «únicamente la tienen 350 museos en todo el mundo» y no suele concederse antes de la apertura de un museo.
Por otro lado, Polo también aprovechó la ocasión para acallar críticas y explicó que se trata de uno de los mecenas de arte más reconocidos,  al que avalan también los premios. «No tengo necesidad de venir a Toledo para revalorizar mi colección porque tengo tallado en piedra mi nombre en el Metropolitan». Por eso, no entiende por qué tiene que pagar «la ignorancia de los demás» si 160 artistas de su colección no están expuestos en museos españoles a pesar de su peso en los internacionales.