Unauto tiene hasta el día 28 para programar sus 52 mejoras

J.S.
-
Hasta el 28 de febrero para definir las 52 mejoras de Unauto - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La Junta de Gobierno Local fija el 28 de febrero como «fecha límite» para que la concesionaria elabore un calendario «con un compromiso serio de fechas», explica Pérez del Pino

El Ayuntamiento quiere conocer los plazos exactos en los que Unauto va a cumplir las 52 condiciones y medidas que incluye el nuevo contrato del transporte urbano de Toledo firmado a finales de diciembre de 2016 y que tiene una vigencia de diez años. 
Por este motivo, la Junta de Gobierno Local del pasado 28 de diciembre acordó «fijar el próximo día 28 de febrero como fecha límite para el establecimiento de un calendario definitivo para la implantación de las 52 condiciones y medidas detalladas en la estipulación primera del contrato, previa verificación por los servicios técnicos municipales de las implantadas a esta fecha».
«Queremos concretar el calendario de implantación con la concesionaria», explica el concejal de Movilidad, Juan José Pérez del Pino, consciente de que el Ayuntamiento debe tener la última palabra, por ejemplo, en dónde se van a instalar las 20 nuevas marquesinas que contempla la nueva concesión. Un servicio al que el Ayuntamiento de Toledo aportará este año 4,75 millones de euros, según aparece en los presupuestos municipales de este año, aprobados inicialmente por el Pleno del Ayuntamiento de Toledo. La cifra es u n 2,69% superior a la del año pasado.
«Sabemos que Unauto está haciendo cosas, pero necesitamos un calendario con un compromiso cierto de fechas», subraya Pérez del Pino, que explica que Unauto está colocando dos de las nuevas marquesinas que estipula el contrato en la nueva línea del cementerio. «Queremos saber de antemano los criterios de elección. No es lo mismo una parada en la que suben viajeros o una en la que la gente sólo se baja y, por tanto, no espera».
nuevo plan de transporte. Una de las condiciones que sí ha cumplido la concesionaria es la elaboración de un Plan de Transporte. Un documento que no ha podido pasar de mero borrador debido a que existen algunas incertidumbres relacionadas con la movilidad en torno al nuevo hospital universitario y con la ausencia de un Plan de Ordenación Municipal.
«Estamos a expensas de que Urbanismo encargue la redacción de un Plan Municipal de Tráfico, un documento que va ligado a la aprobación del nuevo POM. Existe ya el compromiso adquirido en Comisión de que el nuevo Plan de Transporte Municipal se supedite a lo que diga el citado Plan de Tráfico», explica Pérez del Pino, que calcula que el citado informe ligado al nuevo planeamiento será una de las cuestiones que habrá que abordar en el primer año de la próxima legislatura.
En cuanto al tema del nuevo hospital, el concejal de Movilidad tiene claro que poco puede avanzar su departamento mientras no esté claro cuáles serán los accesos definitivos a la nueva dotación sanitaria de la ciudad; ni cuánta gente se va a desplazar hasta el centro hospitalario o si habrá líneas ASTRA que tengan también parada en él como ahora ocurre en el Virgen de la Salud. «Necesitamos conocer las previsiones de Urbanismo; que se termine el Plan Municipal de Tráfico y conocer los cálculos de usuarios y desplazamientos que generará el hospital», concluye Pérez del Pino, que es consciente de que «no es una tarea fácil». «No obstante, el hecho de que no sea fácil no significa que no la vayamos a hacer», subraya.
Pero al igual que habrá que redefinir las líneas que pasan por el Polígono para reforzar el transporte público hasta el nuevo hospital, que dará servicio no sólo a la ciudad, también habrá que redefinir las líneas que paran en la avenida Barber y Palomarejos. «A lo mejor por la zona del Virgen de la Salud no es necesario que pasen ya seis líneas», explica el concejal de Movilidad.
No obstante, los cambios que se realicen no elevarán la partida municipal destinada a financiar el servicio puesto que el contrato estipula que el Ayuntamiento podrá modificarlo hasta en un 40%. «Los cambios que ya hemos introducido representan sólo un 4%. Así que hay margen para poder afrontar los nuevos servicios», explica Pérez del Pino.