El Canto de la Sibila vuelve al siglo XVII

LT
-

Un total de 70 niños de dos escolanías se encargarán el viernes (19:30 horas) de rememorar esta ancestral tradición en la Catedral Primada de Toledo

El Canto de la Sibila vuelve al siglo XVII

El Canto de la Sibila anuncia la Navidad en la Catedral Primada. El próximo sábado, 21 de diciembre, a las 19:30 horas, 70 niños de dos escolanías se encargarán de recordar esta ancestral tradición. La Sibila será interpretada por uno de los niños de la Escolanía de Nuestra Señora de los Infantes, los famosos Seises de Toledo, que estará acompañado por otro niño que bailará como danzante, una figura que sirve para reforzar el canto de la Sibila tanto al comienzo como al final de la actuación.
Este canto y danza de filiación visigótico-mozárabe evolucionado a drama litúrgico de melodía gregoriana se representaba en la Catedral de Toledo en la noche de Navidad, aunque las representaciones cesaron a mediados del siglo XIX por cuestiones económicas al no poder soportar la obra y fábrica que suponía mantener la capilla de música.
La Sibila de la Catedral Primada era entonces un acto de gran relevancia. En 1481 los Reyes Católicos, siendo arzobispo Alfonso Carrillo, asistieron a un presunto milagro. La leyenda cuenta que un niño se subió a las tribunillas de los órganos para ver mejor las danzas, con tal suerte que cayó al vacío y falleció. Su madre, como escribe el historiador Mario Arellano, llevó el cadáver a la iglesia mozárabe de Santa Eulalia, y allí, por intercesión de la reliquia del Lignum Crucis, el pequeño resucitó.
Esta espectacular ceremonia se retomó en la ciudad el 29 de diciembre de 2006, con motivo del 450 aniversario de la fundación del Colegio de Nuestra Señora de los Infantes. Desde entonces, los Seises no faltan a la cita, y este año estarán acompañados por los niños de la Escolanía del Valle de los Caídos.
La principal novedad de este año reside en que se recupera una versión del siglo XVII en lugar de la que se empleaba tradicionalmente, fechada en el siglo XIX. El texto, tal y como explica José Manuel Martín-Delgado, director de la Escolanía de Nuestra Señora de los Infantes, «se desvirtuaba», por lo que han decidido volver al Ceremonial de Juan del Rincón, que fuera racionero de la Catedral a caballo entre el siglo XVI y el XVII.
Además, el canto se realizará este año en el coro, y no en el altar mayor como otros años. También se bendecirá el belén. El recital contará en total con el Canto de la Sibila, canto de oficio de pastores, bendición del belén y un recital de villancicos.
A pesar de ser utilizada para marcar el comienzo de la Navidad, la sibila toma su origen en una profetisa del fin del mundo de la mitología clásica, que se introdujo y adaptó al cristianismo debido a la analogía que puede establecerse entre dicha profecía y el concepto bíblico del juicio final.
El Canto de la Sibila constituyó poco a poco una tradición cultural cristiana, que tenía como tema central el juicio final que se emitiría sobre buenos y malos, es decir, sobre los fieles al Rey y Juez Universal, cuya llegada era anunciada desde la fiesta de su nacimiento en la condición humana. Inicialmente no fue propio de la Navidad, pero hoy en día en Toledo no se entiende que arranquen las fiestas sin su Canto de la Sibilia.