Villanueva creará cooperativa de aceite, pistacho y almendra

J.M.
-
Villanueva creará cooperativa de aceite, pistacho y almendra - Foto: Yolanda Redondo

El Ayuntamiento y un grupo de profesionales busca mejorar los precios en origen de más de 1.000 hectáreas. La primera reunión congregó a unos 200 agricultores de la zona

Villanueva de Alcardete ha conseguido el difícil objetivo de ser conocida por toda España por la elaboración de sus vinos. Dos cooperativas cimientan la poderosa producción de prestigiosos caldos y especialidades como los espumosos que han multiplicado las ventas en los últimos años. Pero más allá de las viñas, los agricultores locales buscan rendimientos en otros productos como las aceitunas, los pistachos o las almendras. En total, el Ayuntamiento calcula que haya más de 1.000 hectáreas sin una infraestructura que favorezca unos precios en origen notables. Por ello, encabeza junto con los profesionales el proyecto de levantar una nueva cooperativas en pañales, pero con un nombre al menos provisional: Cropav.

Así lo explica a este diario la alcaldesa de Villanueva de Alcardete, Dolores Verdúguez, quien pretende canalizar el interés de los vecinos por la creación de un centro de recepción que garantice buenos precios para las 640 hectáreas de olivas y las más de 200 de pistacho y otras tantas de almendras. De momento, los productores de aceituna se valen de un centro de recepción privado ligado a una almazara de otro pueblo.

El Ayuntamiento convocó el pasado día 15 a los vecinos al primer encuentro público para poner en marcha la cooperativa y salió con el acrónimo Cropav (Centro de recepción de pistacho, aceituna y almendras de Villanueva de Alcardete). El olivar constituye la segunda masa del campo de este municipio de 3.300 empadronados, por detrás del todopoderoso vino.

Las subvenciones que incentivaban el arranque de viñedo adelgazó las tierras dedicadas a esta producción, y los agricultores han optado por las almendras y los pistachos, que ganan terreno también en otros municipios de la provincia.

En total, más de 1.000 hectáreas que redundaron en una afluencia notable de agricultores en el Centro Cultural Gregorio de Céspedes. Unos 200 profesionales acudieron a un encuentro en el que estuvieron también productores de Quintanar de la Orden, La Puebla de Almoradiel y la conquense Villamayor de Santiago. «Cuanto más socios, a más vamos a poder llegar», sostiene la alcaldesa, satisfecha por la alta cantidad de participantes.

El Ayuntamiento trabaja desde hace tiempo con un equipo de profesionales para sentar las bases de la cooperativa agroalimentaria, pero hasta el día 15 no habían convocado una reunión pública. Verdúguez defiende la predisposición de los vecinos al cooperativismo, con el ejemplo de que las dos cooperativas de vino generan anualmente 50 puestos de trabajo, más los contratos temporales durante la cosecha y producción.

«Confiamos en que vaya a salir», apunta la alcaldesa de este municipio manchego. Los interesados disponen hasta el día 22 para registrarse como cooperativistas en este iniciativa embrionaria. «No es igual tener 200 que 600 hectáreas», insiste. El primer paso será la constitución como asociación para disponer de un número de identificación fiscal que facilite la adquisición de un terreno. Así se podrán pedir ya las ayudas correspondientes, como en la convocatoria del programa de ayudas Focal, que cuentan con la cofinanciación del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).

«Tenemos claro que no comenzaremos con un proyecto faraónico», apostilla la alcaldesa, quien detalla que la cooperativa contará con tres líneas diferentes, cada una reservada para un cultivo. Así se pergeña una apuesta que pretende reforzar la valía agrícola de Villanueva de Alcardete.