Más voluntarios con Cipriano

J. G.
-

Nuevo reparto del amigo de los pobres en el Puente de San Martín. Más de 4.000 bolsas con alimentos y, como novedad, perdices congeladas y embutidos para todos

Cipriano, en el centro, rodeado del equipo de voluntarios. - Foto: David Perez

Hasta 4.000 bolsas con alimentos no perecederos para intentar paliar la falta de recursos de aquellos que cada mes acuden fieles a la cita con Cipriano, el amigo de los pobres. Ayer fue uno de esos días en los que la solidaridad y la necesidad desbordaban las previsiones de este toledano que desde hace décadas vive por y para ayudar a los más necesitados.
El fenómeno Cipriano gana en voluntarios, en personas anónimas que dedican su tiempo libre a colaborar con este colectivo sin ánimo de lucro. «Son gente maravillosa», comentaba Cipriano ante la respuesta que obtiene de instituciones y empresas privadas y familiares.
Por ejemplo, ayer repartió perdices congeladas gracias al conde de Castañar, además de los alimentos de costumbre, como fiambre, legumbres y dulces. Tampoco faltó ropa nueva y otra de segunda mano pero en un estado impecable.
«Siempre vienen miles de personas, esto no disminuye, lo que pido es trabajo, que haya trabajo para todos», indicaba el responsable de esta cita mensual junto al Puente de San Martín.
Ayer, Cipriano vivió un día especial por los voluntarios que le acompañaban en el reparto. «Tenemos hasta colegios, niños pequeños que nos ayudan, que viven y sienten la solidaridad», apuntaba.
Y es que cada vez son más los que se acercan a la ONG ‘Socorro de los Pobres’ para colaborar con este feligrés de San Juan de los Reyes que hace seis décadas encaminó su vida a la entrega desinteresada a favor de las personas sin recursos.
Entre los colaboradores habituales de Cipriano, como recordaba ayer, están Cárnicas Tello o Delaviuda, sin olvidar a Caja Rural Castilla-La Mancha, la Academia de Infantería que facilita el transporte de algunos productos, Iberdrola y el Colegio Oficial de Médicos.
Y así, una jornada más, Cipriano cumplió e hizo felices a todos aquellos que desde primera hora de la mañana aguardaban su turno para recoger el regalo en forma de alimento de este jubilado solidario del Puente de San Martín.