PP critica a Tolón por no bajar impuestos con el superávit

M.G
-

El viceportavoz del grupo, José López Gamarra, denuncia que la tasa de basura ha recaudado 2,6 millones más desde 2012 que el coste real del servicio

José López Gamarra, concejal del PP en el Ayuntamiento de Toledo.

La tasa de basura sigue calentando motores dentro del Grupo Municipal Popular de cara a las próximas elecciones municipales. La candidata a la Alcaldía, Claudia Alonso, anunció el lunes su eliminación y ayer el viceportavoz de la formación, José López Gamarra, insistió en que «el basurazo» no tiene sentido en un ayuntamiento que dispone de dinero suficiente para aplicar una bajada de impuestos. Y recordó también que la tasa se instauró «porque Page era incapaz de pagar a los proveedores y se debían casi 100 millones de euros».
«Los toledanos pagan unos impuestos muy elevados y es de justicia aflojar», apuntó, teniendo en cuenta que la tasa, que entró en vigor a mediados de 2012, ha supuesto unos ingresos superiores a los costes del servicio, ya que el exceso de recaudación se cifra en 2,6 millones de euros desde su inicio según las liquidaciones oficiales, e incumple la Ley de Haciendas Locales. En este caso, Gamarra considera que la actual alcaldesa, Milagros Tolón, podía haberla eliminado o, en su defecto, haberla acomodado al coste real de este servicio municipal, sobre todo, porque no es necesaria, puesto que el Ayuntamiento en esta legislatura disfruta de un amplio superávit, tanto, según el viceportavoz del PP, que acabará la legislatura con un total de 77.843.888 euros, una cifra muy significativa que evidencia, entre otras cosas, que el equipo de Gobierno podía haber rebajado la presión fiscal a los toledanos en estos cuatro años.
Gamarra analizó las cuentas de estos cuatro años y puso especial hincapié en el superávit de 2017,  que superó los 25 millones de euros, como ejemplo de la gestión del actual equipo de Gobierno que, año tras año, ha conseguido mucho dinero extra que podría haber mejorado el bolsillo de los toledanos, dado que en 2015 se cerró con 19, 3 millones de superávit, según los cálculos obtenidos de las liquidaciones y otros datos municipales, en 2016 hubo 23 millones de euros y en 2018 se prevé un superávit de diez millones de euros, aunque esta cifra está en el aire a la espera de la liquidación presupuestaria definitiva.
En este caso, desde el PPtambién se denuncia públicamente, aunque el tema no se ha judicializado a pesar de los incumplimientos que airea la oposición desde que se instauró la tasa, que los toledanos han tenido que pagar «dos veces» por la recogida de la basura porque «ya se cobraba en el IBI». Por tanto, entiende que la ciudad «ha tenido que pagar los platos rotos y el despilfarro en la Empresa Municipal de la Vivienda, dos redmodelaciones del Paseo Federico García Lorca, en el Polígono, y dos actuaciones en el pavimento de los alrededores del Alcázar, ya que habrá que arreglarlo».
Al respecto, Gamarra tiene claro     «que las alcaldesas del cambio», Ada Colau, Manuela Carmena y Milagros Tolón, según apuntó, «son las que más impuestos recaudan». Asimismo, su formación echa en falta que en estos cuatro años Tolón no haya aflojado la presión fiscal y los toledanos han tenido que desembolsar unos «600 euros anuales» de impuestos y tasas al Ayuntamiento cuando las cuentas municipales ofrecían margen para aliviar la alta presión fiscal.
Al viceportavoz le enfada que el efecto haya sido el contrario y el equipo de Gobierno municipal «haya subido un 12%el recibo del agua», no haya aplicado la reducción prometida del 75% en la ORA, pero sí haya ampliado en más de cien plazas la zona azul del barrio de Santa Teresa, sin ir más lejos.
«Lo que está claro es que el Ayuntamiento no está para ganar dinero, está para prestar servicios», subrayó Gamarra, consciente de que en una administración municipal si sobra dinero «es por algo, o porque no se sabe invertir». Por tanto, rebate a Tolón y confía en que deje de decir «que viene el lobo y que peligra el servicio porque es mentira».
el contrato. En la oposición también llama la atención el retraso injustificado del contrato de limpieza y recogida de basura en esta legislatura, que ha quedado aparcado a pesar de que el nuevo tenía que haber entrado en vigor el 1 de enero de 2017. Si bien, Gamarra criticó que desde entonces se ha abonado «más de medio millón de euros» a la concesionaria actual, «Es injusto que se pague de más a la empresa» cuando no se ofrece un servicio de calidad, hay contenedores rotos, suciedad en distintas partes de la ciudad y otras deficiencias, según denunció ayer Gamarra, «por la incompetencia y la mala gestión de Tolón» en estos cuatro años.
Por tanto, el viceportavoz tiene claro «el descontrol, el despilfarro y el descontrol» del equipo municipal en la legislatura.