El 31% de los jóvenes toma droga de forma habitual

Á. de la Paz
-

Una investigación académica realizada a más de 1.100 castellano-manchegos de entre 17 y 25 años apunta a la relación «entre el bajo nivel de práctica de actividad física y el consumo de sustancias nocivas»

El 31% de los jóvenes toma droga de forma habitual - Foto: Luis López Araico

Las rutinas de los jóvenes de Castilla-La Mancha, recién entrados en la mayoría de edad legal, durante las horas que dedican a actividades de esparcimiento evidencian tanto el escaso interés que la práctica deportiva despierta en la mayoría de ellos como los “muy negativos” datos respecto al consumo de tabaco, alcohol y drogas en estos años de estrenada adultez. El estudio Hábitos y comportamientos relacionados con la salud de los adolescentes en su tiempo de ocio, una investigación publicada en el volumen número 35 de la revista Anales de Psicología (correspondiente a enero de 2019), analiza la relación entre la actividad física y la toma de sustancias nocivas para la salud individual. Seis investigadores* de diferentes universidades españolas y latinoamericanas firman un ensayo que asegura que «el diseño y desarrollo de programas que fomentan la actividad física son una necesidad».
Para la elaboración del estudio se recogieron las respuestas de 1.140 personas de entre 17 y 25 años en las inmediaciones de los diferentes campus que la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) tiene repartidos por la geografía regional. Los participantes completaron el cuestionario de manera independiente durante el mes de enero de 2017. El total de la muestra quedó formada por 790 universitarios y 350 no universitarios de la comunidad autónoma. «Como limitación del estudio, mencionar el bajo tamaño muestral en relación a la población de estudio. No obstante, la muestra es representativa de la población adolescente de la comunidad de Castilla-La Mancha, aspecto que permite afirmar que los hallazgos observados son el fiel reflejo de un problema regional, que debería ser abordado en el ámbito nacional», explican los autores.
Los datos recogidos en el millar largo de cuestionarios realizados muestran la escasez de actividad deportiva en una franja de población a la que se supone activa y dinámica. «Más del 70% de los jóvenes no practica actividad física de manera habitual», confirma la investigación. Aunque el interés por el deporte aumenta durante los fines de semana, las bondades vinculadas con el ocio saludable se resienten ante el escaso impacto de su práctica entre los jóvenes de la comunidad autónoma. Además, existe «un alto porcentaje de practicantes [de deporte] que indica realizar actividad física menos de cuatro horas por semana».
«Se puede concluir (...) que existe una relación entre el bajo nivel de práctica de actividad física de los jóvenes encuestados y el consumo de las sustancias nocivas para la salud aquí consideradas: alcohol, tabaco y drogas», remarca la investigación.
El estudio revela que uno de cada cuatro castellano-manchegos jóvenes (el 23,5% de los mismos) fuma habitualmente y que la mitad de ellos (50,4%) consume más de diez cigarrillos diarios. Aunque el consumo de tabaco se ha reducido generalizadamente durante los últimos años como efecto de la prohibición de fumar en lugares públicos cerrados y del incremento en las cargas impositivas -con el consiguiente aumento de los precios-, el público joven de la región parece mantener aún una notable fidelidad.
Respecto a la ingesta de bebidas alcohólicas, el paper estima que «el 35% de los participantes indica consumirlo durante la semana ocasionalmente, siendo el género masculino el que mayor frecuencia presenta». Además, el ensayo señala cómo «debe destacarse que 34,2% de los encuestados manifiesta consumir alcohol los fines de semana ‘pasándose de beber’ e incluso ‘perdiendo el control’, siendo el género masculino el que mayor frecuencia presenta en estas respuestas».
Peores cifras ofrece la investigación en lo relativo al consumo de drogas. «El 53,7% de los participantes [en la investigación] han consumido cannabis, cocaína o éxtasis en alguna ocasión». Más de la mitad de los jóvenes castellano-manchegos han probado este tipo de drogas no comercializadas legalmente. Además, el artículo apunta que «el 31,1% de los participantes consume drogas habitualmente durante la semana y el 19,3% durante el fin de semana».
El cannabis y la ketamina son las drogas más consumidas entre quienes lo hacen con regularidad semanal. Entre quienes las toman esporádicamente y lo hacen habitualmente durante el fin de semana destaca el elevado uso del cannabis, una droga percibida por muchos como poco perjudicial y de marcado carácter social.

 

Propuestas

La investigación «señala la importancia de las horas de práctica de actividad física (entre semana y durante el fin de semana) y su relación con el menor consumo de dichas sustancias», indican los autores del texto, quienes resaltan «la necesidad de promover programas que fomenten la práctica de actividad física en el ámbito escolar y universitario con el propósito de aumentar dichos niveles de actividad, así como una evaluación de los mismos con el propósito de comprobar su eficacia».
Los profesores que han presentado la investigación inciden en la «importancia de la concienciación al alumnado durante la escolaridad obligatoria, con el propósito de reducir el consumo de estas sustancias favoreciendo así la práctica de actividad física». Los análisis realizados apuntan a la necesidad de más medidas en contra de estos comportamientos nocivos para el bienestar de la juventud regional.
«Los resultados observados en esta investigación son muy negativos, [también las] altas tasas de cigarrillos consumidos. Este hecho puede explicar la menor realización de actividad física por parte de los participantes», concluye el ensayo.