Fallece el matador de toros de Talavera Raúl Sánchez

Lola Morán Fdez.
-

Tomó la alternativa en 1971 en el coso de Talavera y toreó cerca de 60 tardes en la madrileña plaza de Las Ventas, destacando por su entrega y valentía a nivel profesional y personal

Fallece el matador de toros de Talavera Raúl Sánchez

El matador de toros Raúl Sánchez Herrero ha fallecido en Talavera de la Reina a los 79 años de edad, después de una larga enfermedad. El fallecimiento se produjo la noche de este miércoles y su funeral será este jueves a las 19:00 horas en la iglesia del tanatorio de los Hermanos Agüero, de Talavera, tras la cual su cadáver será inhumado en el cementerio de San Román de los Montes.
Allí nació esta figura del toreo en 1940, si bien de niño llegó a Talavera, de donde siempre se ha considerado, y desde donde marchó siendo apenas adolescente a Madrid, donde empezó a adentrarse de lleno en el mundo de la tauromaquia.
A su regreso a la ciudad empieza a visitar ganaderías y a entrenar en la plaza de toros de Talavera, donde tomó la alternativa en 1971 en un cartel que compartió con Ángel Teruel y con Paco Alcalde, y con toros de la ganadería de Cortijoliva.
«A partir de ahí fue un habitual en muchas ferias de Talavera, con esa personalidad que da la plaza de toros de Madrid», recordó a este diario Álvaro I. Muñoz Cardona, amigo personal del torero y que ostentó más de una década el cargo de presidente del Club Taurino de Talavera.
Muñoz Cardona precisó que Raúl Sánchez era «un torero curtido y hecho a la antigua usanza, cuando todavía no existían escuelas taurinas» que le hizo desarrollar  «un toreo y una forma de vida honrada»,
De hecho, Muñoz Cardona destaca de él tanto a nivel personal como profesional su entrega, pundonor y «siempre cumplir con las expectativas».
Su técnica estaba basada «en el valor y en el sometimiento de los toros», explicó, y era «un torero muy hecho en la plaza de toros de Madrid», con más de 50 tardes en este coso, y «ligado a corridas muy duras». «Era, como él mismo se definía, un torero de la limpieza de los corrales, de cuando acababa la temporada taurina en Madrid, los animales que quedaban allí era él el que se encargaba con otros dos de lidiarlos», explicó.
Su retirada se produjo en 1989 en la plaza talaverana con un cartel que compartió con Miguel Báez ‘Litri’ y Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco. Además de su faceta como torero, Sánchez fue ganadero de reses bravas, empresario dedicado al montaje y preparación de plazas de toros portátiles y asesor de la plaza de toros de Talavera.
Era «un torero de corte castellano» que tenía mucha técnica y mucha entrega y estaba «siempre dispuesto». Así era también como persona, «muy generoso, entregado, valiente y muy cabal», así como «un amigo de los de verdad» y «un padre que adoraba a sus hijos, a su mujer y un abuelo que vivía para sus nietos».
En abril de 2015, el Club Taurino Talaverano y el Ayuntamiento de Talavera lideraron la iniciativa para homenajear a Raúl Sánchez con un busto en los Jardines del Prado, junto a los de Morenito de Talavera y Gregorio Sánchez. Se presentó además el libro firmado por el propio Muñoz Cardona y por Víctor Fernández Pulido, que recoge la biografía del diestro ‘El arte del valor’ en el marco de un proyecto solidario para la asociación AFATA (Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias de Talavera de la Reina).
Pésame del Ayuntamiento. La alcaldesa de Talavera, Tita García Élez, ha mostrado sus condolencias por el fallecimiento de Raúl Sánchez, «un talaverano de pura cepa» a pesar de su nacimiento en San Román de los Montes, porque es la ciudad en la que creció y donde tomó la alternativa en 1971.
La alcaldesa, en un comunicado, le ha definido como «un torero de raza», y ha recordado que es uno de los diestros que más veces ha saltado al ruedo en la Plaza de Toros de Las Ventas madrileña, enfrentándose con «valentía», tal y como siempre han expresado los más expertos, a las «faenas más complicadas».
García Élez ha recordado la figura de un hombre que, ya retirado, en los años 90, empezó a actuar como asesor taurino junto a varios concejales de los gobiernos municipales, entre ellos el actual delegado de Promoción Cultural, Carlos Gil.
Por tanto, «una persona que ha destacado en el mundo de los toros, pero que también, una vez colgado el traje de luces, ha seguido contribuyendo al legado histórico, cultural y taurino que tanto arraigo tiene en esta ciudad».
En representación del Ayuntamiento de Talavera, la alcaldesa se ha sumado al «pésame» y «más profundo pesar» por la perdida, sentimientos que ha querido trasladar a todos sus amigos y, especialmente, a su círculo familiar.