Marea solidaria para acoger a los 60 animales de la perrera

I.G. Villota
-

Decenas de personas se acercaron a La Peraleda, donde se ubicó inicialmente a los canes desalojados, para llevar pienso, agua, correas y cuencos. Son unos 60 perros que pasaron la noche en hogares de acogida. Se hizo un llamamiento en redes sociales

El mayor incendio que ha vivido la ciudad de Toledo en su historia reciente. Con la zona de Montesión y San Bernardo desalojadas. Llamas que sobresalían a las casas. Más de un centenar de personas trabajando en su extinción, medios aéreos y una marea solidaria en la vertiente de la protección animal. La perrera municipal, gestionada por la asociación San Bernardo y ubicada en la zona de Montesión, fue desalojada a media tarde por la proximidad del fuego. Había unos 60 perros que fueron trasladados a la zona de La Peraleda pocos minutos después.
Las redes sociales se empezaron a mover para dar una alternativa a los animales, que no podían quedar en la calle. Se pedía agua, alimentos, correas y cuencos, entre otros materiales, para alimentar a los canes. En apenas unos minutos decenas de personas se desplazaban hasta allí, donde se fijó el campamento, para hacer su aportación.
Impresionaba ver centenares de garrafas de agua amontonadas en el suelo para evitar la deshidratación de los perros, en el día con las temperaturas más altas que ha tenido la ciudad en este año. Había más de 40 grados y los animales habían sufrido el humo y el estrés propio de un incendio de estas características.
Centenares de botellas de agua se acumularon en La Peraleda para dar de beber a los sesenta perros desalojados gracias al llamamiento realizado por las redes sociales.Centenares de botellas de agua se acumularon en La Peraleda para dar de beber a los sesenta perros desalojados gracias al llamamiento realizado por las redes sociales. - Foto: Yolanda RedondoInicialmente se barajó la posibilidad de ubicar a los animales en algún espacio municipal para que pasasen la noche, quizá en las inmediaciones de la depuradora, pero finalmente se optó por intentar la acogida en viviendas.
La respuesta de los toledanos volvió a impresionar. Algunos voluntarios se encargaban de tomar nota a las personas que se ofrecieron para la acogida. «Te llamamos si lo necesitamos, comentaban».
Se refrescó a los animales para evitar el calor, se les dio algo de comida y se les fue ubicando para que pasasen la noche en un entorno tranquilo después de las horas de nerviosismo de la tarde.
Decenas de voluntarios se ofrecieron a atender a los perros desalojados de la perrera municipal gestionada por la asociación San Bernardo.Decenas de voluntarios se ofrecieron a atender a los perros desalojados de la perrera municipal gestionada por la asociación San Bernardo. - Foto: Yolanda RedondoLa concejala de Igualdad y Juventud, Inés Sandoval, se acercó hasta la zona pasadas las ocho de la tarde para interesarse por la situación.