Cuidar la responsabilidad social para tener un buen gobierno

M.G
-

El reconocido politólogo analiza los avances de las empresas españolas en responsabilidad social y las claves de una democracia sana e igualitaria

Cuidar la responsabilidad social para tener un buen gobierno - Foto: Yolanda Lancha

El Paraninfo de Lorenzana acogió la inauguración y la primera ponencia de la octava edición del Postgrado Iberoamericano de Responsabilidad Social Empresarial y la VII edición del Postgrado Iberoamericano en Gobernabilidad Derechos Humanos y Cultural de Paz.  El acto fue breve por motivos de agenda, ya que el primer ponente, el politólogo David Lafuente, asesor experto en temas de igualdad, tenía una reunión institucional y la vicerrectora de Internacionalización y Formación Permanente de la Universidad de Castilla-La Mancha dio paso a la primer conferencia para que el alumnado disfrutara del bagaje de este profesional en relación a la responsabilidad social.
Lafuente comenzó por lo básico, una primera aproximación a la responsabilidad social en España, a sus vínculos con América Latina, y desgranó poco después las cinco o seis «líneas de trabajo que la administración española va a mantener» en este ámbito. En este caso,  el punto de partida está claro, «el respeto a los derechos humanos» porque si se vulnera este principio no se puede hablar de responsabilidad social. En este caso, el ponente aseguró que aunque parezca «una obviedad» no en todos los países se cumple porque «en las economías emergentes» no se puede tomar en consideración una completa responsabilidad social.
Lafuente tiene claro también que «la transparencia y el buen gobierno» son dos pilares clave para mantener un país a salvo de la corrupción que se ha instalado «en todo el mundo». Por tanto, considera necesario dar la importancia que se merecen a la ética y los valores.
Lafuente salpicó su ponencia con distintos ejemplos que ilustran el tema. «La empresa española cuando sale al exterior no debe únicamente en pensar en el crecimiento económico, también en temas medioambientales» para que su actividad sea más completa, respetuosa y, sobre todo, «transparente». Además, considera que el avance ha sido notable, «aunque puede ser mejorable» y España ha logrado una regulación «con unos mínimos» que han emulado también empresas de América Latina poco tiempo después.
una clara apuesta. Lafuente  también repasó la utilidad y el avance logrado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que intentan marcar las agendas y han conseguido convertirse en una buena herramienta para ayudar «a visibilizarlos». Si bien, el ponente señaló que en nuestro modelo democrático «hay que apostar por la responsabilidad social» para evitar que pueda «tambalearse», puesto que cuando un país deja de lado  la búsqueda de la igualdad, el respeto, la ética y otros adjetivos que invitan al desequilibrio aparece «el riesgo de caer en planteamientos» que sostiene «la extrema derecha o la extrema izquierda». Y en este caso puso de ejemplo el ascenso de Trump en EEUU.