Junta sigue en guardia con centros y residencias de mayores

J.A.J
-

El decreto regional de medidas de prevención ante el coronavirus mantiene la intervención de las residencias y el cierre de centros de día, hogares del jubilado e instalaciones similares

Junta sigue en guardia con centros y residencias de mayores - Foto: Yolanda Redondo

La publicación del decreto regional de medidas de prevención ante el coronavirus, que regula las medidas de seguridad para prevenir un nuevo auge de la epidemia en Castilla-La Mancha, ha servido para constatar que la Junta de Comunidades se mantiene en guardia ante  posibles rebrotes de la enfermedad en residencias y otros centros de ancianos. Este ha sido colectivo más vulnerable a la pandemia, como se ha visto desgraciadamente en las cifras de contagiados y fallecidos que ha sufrido. La nueva norma se publicaba este sábado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha con vistas a su entrada en vigor  a las cero horas de hoy domingo, coincidiendo con el final del estado de alarma que hasta ahora ha sido la principal herramienta legal para el control de la pandemia.
De hecho, la disposición final primera del decreto mantiene la eficacia de las resoluciones dictadas por la Consejería de Sanidad el 20 de marzo y el 1 de abril de medidas  excepcionales  en  relación  con  las  actuaciones  sanitarias  en  las  residencias  para  personas  mayores públicas y privadas «hasta que el Gobierno de la Nación declare de manera motivada y de acuerdo con la evidencia científica disponible, previo informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, la finalización de la situación de crisis sanitaria».
Aquellas resoluciones facilitaron la intervención por parte de la Consejería de Sanidad de estos equipamientos, a fin de atajar los brotes de coronavirus que se extendieron en un gran número de ellos en aquellas fechas.
A mayor abundamiento, el capítulo octavo del decreto fija una serie de medidas en el ámbito de los servicios sanitarios, sociosanitarios y sociales. Y su artículo 40 determina que  permanecerán  cerrados «en  tanto  no  se  dicte  resolución  de  la  consejería  competente  en  materia  de  servicios sociales acordando su reapertura» los Centros de mayores de ocio y hogares de jubilados, y los  Centros  de  día  y  servicios  de  promoción  de  la  autonomía  personal  «cuando  compartan  dependencias  con centros residenciales de mayores, con la excepción de centros con cita previa o atención individualizada en domicilio».
Este cierre también afecta a  los Centros ocupacionales, los Centros de atención temprana a personas con discapacidad, aunque en estos podrá autorizarse la atención con cita previa individual o en domicilio; y los  servicios  de  conciliación  de  carácter  grupal  complementarios  de  programas  de  inclusión  social,  excepto aquellas  actividades  de  conciliación  en  las  que  se  presta  atención  individualizada «que  deberán  llevarse  a  cabo en el domicilio de la persona usuaria o bien en un espacio específico y no compartido con otras personas».
El artículo 43 del decreto reconfirma la capacidad de la Consejería de Sanidad para intervenir los centros residenciales.


Sanidad, confirmada como autoridad.

En su disposición adicional segunda, la norma confirma al consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, «como autoridad sanitaria para adoptar las medidas necesarias para la aplicación del presente decreto» además de «todas aquellas medidas adicionales o complementarias a las reguladas en este decreto que sean necesarias».
El resto de consejeros también son habilitados para dictar medidas fundamentadas en el decreto en el marco de sus competencias. Sin embargo, se especifica que para adoptarlas deberán contar con un informe previo de la Consejería de Sanidad que les faculte para ello.