No todo es Covid-19 en investigación

I. G. Villota / L.T. / Toledo
-

La investigadora Carmen Fernández respalda que se destinen todos los recursos posibles a investigar la nueva enfermedad pero sin olvidar otras como la ELA, que hoy conmemora su Día Mundial. Destaca que se han conseguido avances pese a la pandemia

No todo es Covid-19 en investigación

Carmen Fernández Martos vive con la incertidumbre constante de si obtendrá financiación para un nuevo proyecto, de si irán bien los que tiene entre manos y conseguirá continuar con sus investigaciones, de qué pasará mañana. Es una de las investigadoras más brillantes de la región. Se ha formado y ha trabajado dentro y fuera de nuestro país y regresó a Castilla-La Mancha gracias al programa de retorno del talento. Ahora lo que echa en falta es un programa de retención de ese talento.  La científica del Hospital Nacional de Parapléjicos  de Toledo tiene en marcha varios proyectos de investigación relacionados con la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), que hoy conmemora su Día Mundial. 
La ELA estos días ha ocupado titulares de los medios de comunicación después de que el exportero y exentrenador Juan Carlos Unzué, miembro del cuerpo técnico del Barcelona, haya anunciado que la padece. Es la tercera enfermedad neurodegenerativa con más incidencia en España, después de la demencia y el párkinson. Según estimaciones de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en la actualidad existen unos 3.000 afectados en el país y cada día se detectan tres nuevos casos. 
«Hoy no existe tratamiento clínico efectivo para detener la progresión neurodegenerativa natural de la ELA y mejorar la vida de los pacientes, pero yo siempre digo que cada día estamos más cerca». Con optimismo se manifiesta Carmen Fernández, una de las personas dedicadas en cuerpo y alma a la investigación de esta enfermedad. Destaca que se han conseguido avances en la investigación, pese a las dificultades de la pandemia, 
A principios de 2019 consiguió un proyecto de investigación de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha, cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, para estudiar el potencial terapéutico para la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) de la leptina en un nuevo modelo de ratón que sobreexpresa la proteína TDP-43 humana.
Una investigación que ya ha dejado las primeras evidencias lo que alienta la investigación, una investigación que no es fácil y que lleva mucho tiempo, explica Fernández.
El proyecto se centra en «investigar cómo la sobreexpresión de TDP-43 puede alterar los niveles de leptina, afectando a sus vías de señalización y mecanismos de acción, una característica patológica asociada a las alteraciones metabólicas relacionadas con la obesidad, desempeñando un papel clave para aliviar la progresión de la enfermedad».
Sobre los avances, apunta que nuevos datos indican cómo a nivel fisiológico tienen lugar importantes variaciones en los niveles de leptina en plasma, ante lo que los investigadores creen que esto «durante una fase temprana del final del curso clínico de estos modelos animales, podría estar relacionado con el desarrollo de resistencia central a su acción en el sistema nervioso central».
Primeras conclusiones que serán muy importantes para otro de los proyectos que tienen en marcha. Y es que un consorcio internacional liderado por ella consiguió la financiación a finales de año para investigar el papel de la hormona leptina y el efecto de la regulación de su función para «atacar» la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y ver sus potencial terapéutico en esta enfermedad.
‘Metabolep, una potencial diana terapéutica para la ELA dirigida al metabolismo: Leptina’, es el nombre de esta iniciativa que ha obtenido una de las 79 ayudas a proyectos de investigación e innovación de excelencia nacionales e internacionales otorgadas por la Fundación Bancaria ‘la Caixa’ y que consiste en 500.000 euros.
En este apartado, Fernández reivindica la importancia de la investigación, algo que cree ha quedado evidenciado con la reciente crisis sanitaria por la pandemia de la Covid-19. «Todos queremos que nos curen», recalca. Pero también deja claro que no todo es Covid en investigación. Respalda que se destinen todos los recursos posibles a  investigar la nueva enfermedad pero sin olvidar o reducir el presupuesto para otras como la ELA, como el cáncer o como otras enfermedades neurodegenerativas que ahora mismo no tienen tratamiento,
«La ELA existe y es muy cruel» y «la ciencia está precarizada», afirma esta mujer que quiere evidenciar que nadie estamos libres de poder padecer esta u otras enfermedades. «Imagínate lo importante que sería para un enfermo de ELA decirle que tenemos un tratamiento que le va a permitir vivir 10 años más», apunta.