Cuatro años, casi 6 millones

M.H./Ciudad Real
-
Instalaciones del Aeropuerto de Ciudad Real. - Foto: Rueda Villaverde

El proceso concursal lleva aparejado unos costes que se van incrementando, como los honorarios de los administradores que ronda los 1,8 millones por cada uno

El pasado martes 29 de abril se cumplían nueve meses de la apertura de la fase liquidación del concurso de acreedores del aeropuerto de Ciudad Real, publicada el 30 de julio de 2013 en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Días después se conocía el plan que los administradores concursales habían dibujado para subastar el primer aeropuerto privado de España y, posiblemente, de todo el mundo. Este martes, el juzgado de lo Mercantil volvía a recibir la petición de la administración concursal de prorrogar el plazo para recibir ofertas por un mínimo de 90 millones. Se trataba del quinto periodo desde que el 9 de diciembre de 2013 se abriera la puja de forma oficial -en aquel momento por 100 millones- por la infraestructura aeroportuaria. Desde entonces, ofertas fantasmas, irreales e intentonas, como de la china HNA, que han quedado en papel mojado. En total, casi cuatro años de concurso en los que el contador no ha parado, sobre todo, los costes salariales de los administradores concursales que rondan ya casi los 6 millones de euros. Y a medida que el calendario consume los meses, la cantidad no parece tener fin.
La caída de CR Aeropuertos S.L., sociedad promotora del aeropuerto de Ciudad Real, llegó en junio de 2010 cuando entró en concurso de acreedores -antigua suspensión de pagos-, fecha en la que quedaron suspendidas las funciones del Consejo de Administración, en favor de los administradores nombrados por el juzgado y que recayeron en el economista Agustín Flores, el letrado Francisco Pérez y el economista designado por la acreedora CajaSur, José Joaquín Navarro.
En noviembre de ese mismo año, la magistrada del Mercantil fijó las retribuciones que, en virtud a la ley concursal, les correspondía a los administradores en función del activo y el pasivo de la empresa. En su informe del estado de la concursada, los actuales gestores del Central cifraron el activo del aeropuerto en 692 millones de euros y el pasivo en 319 millones que, a la postre, serviría de cálculo para su remuneración base a la que había que aplicarle unos porcentajes. En total, los honorarios de cada uno ascendían a 828,291,90 euros, a los que se le sumó 41.414 euros por dos conceptos: por la tramitación ante la juez del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y por la diferencia de más del 25% entre el valor de los bienes y derechos que figuran en el inventario presentado por la deudora.
En cambio, la juez se opuso a subir los honorarios (hasta un 5% más, como solicitaban los administradores) por el concepto de complejidad del concurso y por la suspensión de facultades de administración y disposición de los socios del aeropuerto por entender que ya el pasivo y el activo, de «notoria importancia, condicionaron «una importante retribución».

869.706,50 euros. En definitiva, la magistrada fijó para cada uno de los administradores 869.706,50 euros, que más un 18% de IVA de entonces se quedó en 1.026.253,67 euros por toda la fase común, es decir, hasta el pasado mes de agosto, momento en el que se dio paso a la liquidación de la infraestructura.
Para esta fase, de la que han transcurrido nueve meses, el Real Decreto 1860/2004 también contempla aumentos significativos de los honorarios de los concursales. Por cada mes (hasta los seis primeros), la retribución se incrementará un 10% de lo aprobado en la anterior (86.970 euros por mes), que más IVA (21%) suma un total de 631.402,2 euros. Y a partir del séptimo mes se añadirá un 5%, es decir, 43.485,3 euros por cada mes hasta que se venda el aeropuerto y se dé por finalizado el concurso.
A día de hoy, el coste de los tres años de la fase común (1.026.253,67 euros) y los nueve meses de liquidación (789.253,8 euros) por cada uno de los administradores asciende a 1.815.507,51 euros, en total: 5.446.522,53 euros y subiendo, a medida que se vaya prologando y prorrogando los distintos periodos de subasta.
Según diversas fuentes, los administradores no habrían aún cobrado todo el montante, todo lo contrario, sólo pequeñas cantidades, pues permanecen a la espera de que se concrete alguna de las intenciones, como la última de la desconocida CRV Airport Management. Entre tanto, el contador continúa. Próxima parada: el 12 o el 30 de mayo, dependiendo si la compañía interesada consigna. Eso sí, en cualquiera de los casos de finalización del proceso de venta y liquidación, los administradores tendrían preferencia en cobrar. De momento, no hay prisa, el tiempo corre a su favor.