Los gimnasios miran a septiembre para recuperar el ritmo

L.T.
-

Con la entrada de Toledo en Fase 2 volvieron a abrir, aunque con aforo reducido y con la evidencia de que en el verano suelen decaer los clientes

Los gimnasios miran a septiembre para recuperar el ritmo - Foto: Sara Muniosguren

Desde que se produjo la entrada de Toledo en la Fase 2 de la desescalada, los usuarios de los gimnasios se reparten entre las ganas de volver a las rutinas deportivas y la extrañeza que supone extremar la limpieza de los aparatos y la necesidad de mantener distancia social. Durante los meses de confinamiento muchos de estos establecimientos, a pesar de no poder abrir, mantuvieron vivo el pulso en las redes sociales, ofreciendo a sus usuarios propuestas o alternativas hasta poder regresar a la normalidad. La Fase 2 permitió la reapertura, aunque con aforo reducido y con la evidencia de que durante el verano, ya a la vuelta de la esquina, suele decaer el número de clientes.
Algunos de los establecimientos, como Toletum Crossfit, han podido permitirse hacer frente a la nueva situación sin necesidad de grandes molestias. Disponen de espacio suficiente como para albergar a 16 usuarios con la necesaria distancia de seguridad. Al estar especializados en crossfit, un tipo de ejercicio que no requiere de grandes aparatos de musculación, solo ha sido necesario desplazar algunas máquinas específicos de remo, bicicleta y esquí nórdico. Más que en remodelar el espacio, su principal inversión ha sido en seguridad, por medio de productos como hidrogeles, cámara térmica y pegatinas para delimitar claramente los espacios con el fin de evitar contactos entre los usuarios.
La normativa específica, indica su propietario, Javier Vaquero, requiere no una, sino dos desinfecciones diarias, que se hacen al mediodía y por la noche mediante un bactericida y virucida disuelto en agua.
La reapertura de su establecimiento le ha permitido reencontrarse con clientes y amigos más allá del contacto mantenido a lo largo de estos meses por redes sociales y la aplicación Zoom. «Recomendar una tarea cada día durante estos dos meses y medio nos ha permitido estar ahí, comunicándonos, ayudando a la gente. Eso ha permitido llevar el confinamiento de manera diferente, empleando una hora u hora y media al día a hacer algo que no solo es saludable, sino que nos ha mantenido juntos».
Opina que el sector no podrá hacer previsiones de futuro reales hasta que se produzca la llegada de septiembre y los gimnasios vuelvan a su ritmo. «Han sido tres meses en los que no se ha generado nada, eso está claro», pero también que a la vuelta del verano muchos toledanos echarán de menos sus instalaciones. «Es normal que ahora haya tantas ganas de salir a la calle, de vivir el día a día».