Toledo firma «alrededor» de cinco contratos menores cada día

F.F. / Toledo
-

El procedimiento tiene algunos defectos como que no hay un registro único, no se hace seguimiento, no se publican en el perfil del contratante, no se informa al Tribunal de Cuentas

Toledo firma «alrededor» de cinco contratos menores cada día - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El Ayuntamiento de Toledo firma una media de 5 contratos menores al día para comprar suministros, obras o servicios. Esta relación con distintos proveedores implica un gran movimiento de dinero público que la Intervención municipal ha sometido a examen. Como resultado de este  control interno ha detectado una serie de problemas para los que propone unas recomendaciones con el fin de corregir prácticas que podrían romper las costuras legales.
La ley considera contratos menores los de valor inferior a 40.000 euros cuando se trate de obras o a 15.000 euros cuando se trata de suministro o servicios.
En el caso de Toledo se han analizado los contratos firmados por el Ayuntamiento desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2018 y, tras consultar varios bancos de datos municipales, el interventor «estima» que el número de contratos menores realizados «estaría alrededor de unos 1.905».
Quizá lo más trascendente del análisis sea determinar si en el Ayuntamiento de Toledo la utilización de los contratos menores es adecuada.
En este sentido el examen empieza por comprobar que no se producen fraccionamientos de los precios de los materiales, obras o servicios con el fin de evitar la tramitación por los procedimientos  para los contratos mayores (mucho más controlados).    
Por ejemplo, en los gastos que cubren necesidades estructurales (prestaciones continuadas en el tiempo) y en los contratos funcionalmente semejantes «se recomienda que cada una de las Unidades Gestoras valore la posible licitación como contratos mayores que traería como mejora una mayor eficiencia en el gasto público». 
El informe también pone la lupa en los contratos que rozan el precio máximo para ser considerados  menores «como riesgo de posible contratación irregular» y encuentra cinco casos donde las cifras son excesivamente ajustadas.
Por delegación de la Alcaldía la gestión corresponde a las Concejalías y unidades responsables de las áreas presupuestarias. Aquí el  problema es que «no existe el seguimiento de estos contratos ni de su ejecución por parte de cada una de estas Unidades Gestoras», no se ha aprobado ninguna norma interna que regule esta práctica (aunque la mecánica burocrática los subsana «de manera fáctica» porque si se saltan un paso la tramitación se detiene) y no existe una planificación de estos contratos que «evite su reiteración».
La Intervención sugiere elaborar un plan de contratación que recoja la programación anual y la jefa de Servicio de Contratación se defiende alegando que ya comunicó a la Concejalía de Hacienda «la necesidad de aprobar un Plan Anual de Contratación» pero no le han hecho caso. Por eso anuncia que va a reiterar la advertencia.
Transparencia. Otro objetivo del informe es mejorar la transparencia, empezando por la publicación en el perfil del contratante que en este momento no se realiza. Como consecuencia el Servicio de Contratación no dispone de los datos y, por tanto, no los ha remitido al Tribunal de Cuentas.
Es más, la Intervención no puede certificar que se ha realizado el análisis en la totalidad de los contratos menores al no existir un registro único. 
 Por último, recomienda se estudie la inclusión de diversos contratos menores de mantenimiento de los parques y jardines en el nuevo contrato mayor que se deberá licitar antes del 24 de julio, fecha de finalización de la última prórroga.  
 También, cuando las prestaciones tienen una duración que excede al ejercicio presupuestario que se liciten como contrato mayor.
En cuanto a los  contratos de menos de 5.000 euros advierte de que la motivación «se realiza de manera genérica» y recomienda que se estrujen un poco las ideas y en cada caso «se realice de forma más concreta».