Duodécimo puesto de la toledana Sonia Labrado en Marrakech

Sergio Miguel
-

La deportista del Bikila se tuvo que sobreponer en tierras africanas a unas condiciones más duras de las previstas, con mucho calor y con un recorrido distinto y más exigente

Duodécimo puesto de la toledana Sonia Labrado en Marrakech - Foto: Yolanda Lancha

Exigente experiencia la que vivió Sonia Labrado en los 10 Kilómetros de Marrakech (Marruecos). En una prueba que cambió de ubicación y de horario en el último momento, la atleta toledana del Bikila tuvo que sobrevivir al intenso calor acabando en una meritoria duodécima posición.
Lo cierto es que el resultado de la capitalina tiene mérito. En especial porque un buen número de atletas, al conocer que se corría a las 11:00 horas, terminaron abandonando la prueba por las altas temperaturas que se registraron en Marrakech. «Se superaron los 35 grados», reconoce la toledana.
Estas condiciones provocaron que la propia Labrado no saliese del todo contenta con su actuación, ya que «se convirtió en un infierno, porque pasamos de correr temprano en un circuito favorable a hacerlo más tarde, con mucho calor y con un recorrido que siempre picaba hacia arriba». De hecho, la toledana admite que «llegué a la meta agotada y deshidratada».
Bien es cierto que no encontró buenas sensaciones prácticamente desde el comienzo, ya que al intenso calor debe añadirse el cambio del circuito, que «nos afectó mucho, porque era mucho más abierto». Además, «los siete primeros kilómetros eran hacia arriba y sólo al final hubo una recta», algo que se acabó notando en las marcas.
A pesar de estos obstáculos, Labrado no quiso abandonar la carrera cuando vio que las sensaciones no eran las mejores y que su marca en la distancia no mejoraría. «Lo pensé, pero tomé la decisión de continuar porque si lo dejas en estas situaciones, cuando te encuentras con obstáculos en otras carreras tiendes a coger otra vez el camino fácil», admite.
La del Bikila, por tanto, tiró de pundonor para llegar a la meta exhausta y con un tiempo de 40:46 que está alejado de su mejor registro en la distancia. La cita se la acabó apuntando la local Keltoum Bouasria, seguida por la keniana Viola Jepchumba y por la etíope Meskerem Seifu Amare. De las pocas no africanas que decidieron afrontar este reto, Sonia Labrado fue la mejor en la llegada.

Nuevos objetivos. Superado este reto al finalizar una prueba en la que lo más fácil era retirarse, Sonia Labrado ya comienza a pensar en los siguientes objetivos. «Esta carrera me ha dejado un poco descolocada», afirma la deportista del Bikila, que al no poder firmar en Marruecos una marca acorde a su nivel debe pensar en citas que le permitan asaltar una mejora de su registro en los 10 kilómetros en ruta.
Por dicha razón, valora la posibilidad de participar en otra competición de la misma distancia ants de dar el salto al medio maratón. «De momento no tengo claro dónde correré, pero la idea es volver a hacer una competición de 10 kilómetros para intentar mejorar la marca», reconoce.
Será durante este mes de octubre cuando realice dicha tentativa, aplazando para el de noviembre su debut en medio maratón. Todo ello sin perder de vista la preparación de la temporada de cross, en la que Sonia Labrado tiene muchas esperanzas este curso.