Escaso público en la reapertura de varios parques en Toledo

Marta García
-

La amenaza de lluvia por la mañana desluce la apertura de las zonas verdes, muy solitarias durante las primeras horas. La prohibición de uso de las zonas infantiles afecta a la cantidad de público

Escaso público en la reapertura de varios parques en Toledo - Foto: Yolanda Lancha

Suele decirse que el ser humano tiene una enorme capacidad de adaptación y con la pandemia del coronavirus ha quedado acreditado. También se podría decir que la desescalada va dando pasos invitando a una nueva normalidad y cuesta volver a la rutina después de un largo confinamiento. Los parques que abrieron sus puertas en Toledo ayer pasaron prácticamente desapercibidos por la mañana a pesar de la frondosidad de los árboles y de la vegetación esta primavera.
El Parque de las Tres Culturas estaba prácticamente vacío ayer a mediodía. La temperatura invitaba a pasear por este gran pulmón verde, pero la amenaza de lluvia durante toda la mañana pudo ayudar a perpetuar por unas horas esa soledad que exhibe con sus puertas cerradas. De vez en cuando, algún ciudadano entró al parque como atajo para desesmbocar en la Avenida de Europa o en las cercanías del hospital. La misma estampa solitaria se repetía ayer en las pistas de tenis, de pádel y en otras instalaciones deportivas de la Escuela de Gimnasia.
El Ayuntamiento anunció recientemente la reapertura de las mismas y la posibilidad de jugar al pádel y al tenis en dobles, siempre que se solicite y se reserve por teléfono, pero ayer por la mañana no hubo problemas de aforo, todo lo contrario, quizá por la amenaza de lluvia o porque todavía la información no haya llegado a la mayoría de los toledanos.
El resto de parques que pueden utilizarse ya para pasear -el de Bélgica, el Paseo del Carmen, el Parque Escolar, salvo el Circo Romano, y la senda ecológica- también permanecieron muy tranquilos a lo largo de la mañana, excepto algunos ciudadanos que decidieron cambiar de ruta en sus paseos en los horarios establecidos, varios corredores que cambiaron el asfalto por la tierra para practicar running con mayor comodidad y unos cuantos ciclistas que se acercaron a las zonas habilitadas como novedad.
Apenas se vieron familias por la mañana en los parques a pesar de que suelen salir a mediodía para dar un paseo con los peques de la casa. El tiempo no invitaba, pero también el hecho de que los parques cuentan con un atractivo especial para los menores, las zonas infantiles, que aún no se pueden utilizar y continúan precintadas. Es lo que le ocurrió a una madre cuando paseaba con una niña pequeña cerca de un área infantil. La niña no entendía por qué no podía utilizar el tobogán, sobre todo, porque el área reservada al juego estaba vacía, y la situación provocó una típica rabieta. Por este motivo, también se da el caso de padres que prefieren seguir sin pisar un parque durante esta fase uno para evitar que sus hijos sufran o se rebelen porque no pueden jugar en zonas que utilizaban casi todas las tardes.
normas. La apertura de distintos parques, incluida la senda ecológica, exige la medida de distancia social y el uso de mascarillas como en cualquier otro sitio público para prevenir contagios por coronavirus. A la responsabilidad de la ciudadanía se une también la intensa vigilancia de los agentes de la Policía Local para evitar riesgos y que se cumplan las normas durante la desescalada.
En los próximos días los parques irán cobrando más vida en distintas franjas horarias y algunos de ellos, como el de las Tres Culturas,  volverán a convertirse en un buen escenario para entrenar al aire libre y sin la presión del tráfico, una estampa habitual cada primavera.