La entrada del octavo juzgado mixto continúa sin fecha

M.G
-

Los operadores jurídicos siguen esperando que Justicia proponga una fecha tras aplazar su puesta en marcha el 31 de mayo por efecto de la pandemia. Su inicio ayudaría a descargar la saturación del Mercantil porque asumiría las cláusulas suelo

El Palacio de Justicia de Toledo se ubica en Marqués de Mendigorría. - Foto: David Pérez

Sin noticias y sin fecha sobre el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 8 de Toledo a pesar de que tenía que haberse puesto en marcha el pasado 31 de mayo, la fecha límite y supuestamente inamovible que había señalado el Ministerio de Justicia desde hacía tiempo.Toledo se ha preparado para recibir ese octavo juzgado mixto tan necesitado en el Palacio de Justicia, lo que ha obligado también a la realización de obras de acondicionamiento en el edificio, pero el espacio continúa vacío y todo indica, según señalan desde los juzgados, que su entrada en funcionamiento dependerá de la evolución del virus en otoño y del funcionamiento de la Administración de Justicia.
En principio, Justicia no ha establecido una nueva fecha en el calendario y habrá que esperar al próximo mes, una vez que la actividad judicial esté a pleno rendimiento pese a que este mes de agosto es hábil, para saber si el proyecto sigue adelante y se pone fin al retraso de este nuevo juzgado o se aparca hasta que la administración lo vea viable.
El anuncio del nuevo órgano ha cumplido ya más de un año, ya que un Real Decreto del Gobierno de mediados de abril de 2019 lo incluyó entre sus mejoras junto a dos plazas de magistrados, una para la Audiencia Provincial de Ciudad Real y otra para Toledo, más otra plaza para la Fiscalía.
Los operadores jurídicos están muy pendientes de este tema desde el mes de mayo, ya que un juzgado mixto más para el partido judicial de Toledo ayudaría a agilizar algunas materias y a descargar algún órgano. La sobrecarga en los juzgados de la capital es importante y si entrase en marcha el octavo órgano mixto podría asumir las demandas de cláusulas suelo y otros asuntos derivados de reclamaciones hipotecarias.
En estos momentos, todos estos asuntos recaen en un juzgado bis creado provisionalmente para hacer frente a esta gran cantidad de asuntos que llegan a los juzgados desde hace tiempo ante la imposibilidad de que el Mercantil, muy saturado siempre, pueda sobrellevar estos procedimientos. Por tanto, un aplazamiento también obliga a mantener en pie este órgano bis de refuerzo durante más tiempo para garantizar la respuesta judicial.
En este sentido, la paralización judicial durante el estado de alarma también ha agravado la saturación en este juzgado en relación a las cláusulas suelo porque entre marzo y mayo se han suspendido alrededor de 700 juicios y este retraso es un buen motivo de preocupación en los juzgados desde hace tiempo.
Sin noticias El misterio y la falta de información han ido ligadas a este octavo juzgado mixto desde el principio. Así lo demostró Justicia a mediados de mayo, ya que la administración no comunicó al juez decano de Toledo, José Ramón Bernácer, si el juzgado iniciaría su actividad el 31 de mayo o se aplazaba. Este silencio administrativo ha ocasionado perjuicios porque ha sido necesario modificar el calendario de guardias, entre otras cosas, que contaba con este nuevo órgano en la fecha anunciada.
Las obras de adecuación del Palacio de Justicia también han sufrido retrasos y han impedido, en parte, la entrada del nuevo órgano en la planta superior del edificio, en la que también se ubican el sexto juzgado mixto y la Fiscalía desde hace tiempo. La rehabilitación también llevaba aparejada una fecha límite porque el 31 de mayo era inamovible, pero la cuarentena obligó a continuar con los trabajos «bajo mínimos» y el espacio tampoco estuvo listo en las fechas previstas.