Roca Tarpeya reabre su mirador al Tajo

LT / TOLEDO
-

Las salas del Museo Victorio Macho ya están abiertas a los visitantes, pero será necesario esperar a la vuelta del verano para que reabra, en las condiciones que sea posible, la sala de conferencias de la Real Fundación de Toledo

Roca Tarpeya reabre su mirador al Tajo - Foto: Yolanda Lancha

La Roca Tarpeya, espacio de resonancias clásicas, casi mitológicas, donde tienen su sede la Casa-Museo Victorio Macho y la Real Fundación de Toledo, también abrió sus puertas ayer por primera vez desde el inicio de la crisis del coronavirus. Probablemente nos encontremos en uno de los mejores momentos del año para disfrutar de las inmejorables vistas que desde allí se disfrutan sobre el cerro de la Virgen de la Cabeza, el torno del río Tajo y el puente de San Martín, así que no faltaron visitantes durante el primer día de la ‘nueva normalidad’. 
Consciente de no haber sido un museo de mayorías a lo largo de sus tres décadas de funcionamiento -tanto la visita a sus fondos como sus actividades suelen ser disfrutadas, más bien, por un pequeño grupo de amigos fieles-, el del escultor palentino Victorio Macho ha iniciado una semana en la cual los protagonistas serán los vecinos de la ciudad y del resto de esta provincia, así como todas aquellas personas a quienes la epidemia obligó a permanecer en Toledo.
Hablan desde el museo de una «reincorporación progresiva», la cual seguirá apoyándose en la difusión a través de las redes sociales, tal y como sucedió hace aproximadamente un mes, cuando se sumaron a las celebraciones organizadas por diversas instituciones con motivo del 18 de mayo, Día Internacional de los Museos. Ayer, por ejemplo, centró la atención de quienes visitaron la Casa-Museo Victorio Macho a través del ordenador El torso gitano, obra de juventud del artista, realizada en 1907 como ejercicio artístico para obtener una plaza de pensionado en la Real Academia de España en Roma.
Lo que de momento permanecerá cerrado es el espacio para conferencias de la Real Fundación, una de las sedes culturales más activas de la ciudad, en donde solían celebrarse con frecuencia semanal tanto las actividades del Museo Victorio Macho como del vecino Museo Sefardí. Los responsables de la institución, en este sentido, esperarán hasta el próximo otoño y se atendrán a las recomendaciones sanitarias que entonces sea necesario mantener.
Así veo mi museo. La importancia de la obra del escultor Victorio Macho no ha dejado de estar presente durante la epidemia gracias a la actividad didáctica ‘Así veo mi museo’, celebrada por la institución junto con la Asociación IntermediAcción, el Ayuntamiento de Toledo, y diferentes organizaciones y entidades. Piezas tan representativas como el espíritu de Simón Bolívar -que da la bienvenida, con los brazos extendidos, a los visitantes que acceden por el zigzag de la plaza de Victorio Macho- fueron recreadas por los escolares y difundidas a través de las redes sociales.

Estos materiales podrán servir en la creación de nuevas didácticas más inclusivas y comunitarias que vayan más allá de la celebración del Día Internacional de los Museos, indican desde la institución. Para esta actividad se invitó a participar a los centros educativos del barrio, AMPAS, el Consejo de Participación Infantil y Adolescente de la ciudad de Toledo y entidades de infancia como TribuTo.