Aprobados los planes de cuenca con el voto en contra de la Junta

Javier D. Bazaga / Madrid
-

La consejera de Fomento lamentó ayer que el Consejo Nacional del Agua diese luz verde a planes que «no son buenos para Castilla-La Mancha» y que nacen «obsoletos»

La llegada de la consejera al Ministerio coincidió con el registro del manifiesto de la Plataforma del Tajo. - Foto: JUAN LAZARO

El Consejo Nacional del Agua informó ayer favorablemente el Real Decreto de aprobación de diez de planes hidrológicos para el ciclo 2016-2021 entre los que se encuentran los del Tajo, Guadiana, Júcar y Segura.  Los planes se han aprobado por 76 votos a favor (el 80%), seis abstenciones y 12 votos en contra, entre los que se encontraban representantes de organizaciones ecologistas, de Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana.  «Los planes nacen obsoletos» denunció ayer la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha a las puertas del Ministerio de Agricultura. Añadió que los datos que se han tenido en cuenta para su confección datan de los años 90, con unas aportaciones hídricas que «nada tiene que ver con la realidad actual».

Es por eso que la consejera acudió a Madrid para manifestar su malestar con unos planes que «no son buenos para Castilla-La Mancha ni para los intereses de los ciudadanos», en el único marco, el del Consejo Nacional del Agua, en el que «podemos tener algo de voz», aunque el voto no sea «preceptivo» porque la aprobación definitiva vendrá del Consejo de Ministros, que se espera dé luz verde a los planes de cuenca en las próximas semanas.

De la Cruz recordó que en las distintas demarcaciones hidrográficas han puesto sobre la mesa las alegaciones y reivindicaciones que no les dio tiempo a incorporar a los planes, cuyo plazo expiró el 30 de junio, debido al cambio de gobierno.

Alegaciones para resolver algo «inaudito» como que el plan de cuenca del Tajo no contempla si quiera el trasvase calificó la consejera. «No hemos dicho que nos neguemos al trasvase, pero queremos buscar alternativas de una forma sosegada porque sabemos que el trasvase no es el futuro», aclaró De la Cruz, que demanda al Gobierno central que «escuche» a la región y «la tenga en cuenta».

En este sentido reiteró que «la voluntad del Gobierno regional es la de tender la mano y establecer un diálogo» y buscar soluciones «que no es la de estos planes que hoy se presentan y que no tienen en cuenta a Castilla-La Mancha, los intereses de sus ciudadanos y los intereses de los propios ríos», incidió. «Se está trasvasando agua de la España seca a la España seca, y negar eso es negar la realidad», zanjó.

Esta mañana, Elena de la Cruz y el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, informarán en rueda de prensa de manera pormenorizada de esas alternativas y de las reivindicaciones de la comunidad. La consejera tuvo el apoyo moral, a su llegada al Ministerio, de una docena de representantes de la Plataforma en defensa de un Tajo vivo, que acudieron para presentar en el registro el manifiesto por el río, y en contra del  Tajo-Segura, al que se han adherido ya cerca de 250 colectivos.

En ese manifiesto se reclama para el Tajo, y todos los ríos de la cuenca, «un régimen obligatorio de caudales ecológicos real», más allá del caudal «legal» que se contempla en los planes de cuenca, subrayó el representante de la asociación en Talavera de la Reina, Miguel Méndez. En este sentido reclaman caudales mínimos de 11,74 metros cúbicos por segundo a su paso por Aranjuez, 23 en Toledo, y 27 a su paso por Talavera.