Roban en la iglesia de Lagartera

J.M.
-
Roban en la iglesia de Lagartera

La sacristía estaba revuelta, pero el párroco de El Salvador no echa en falta ningún elemento litúrgico

La Navidad concentra en las iglesias estos días a numerosos devotos católicos que celebran una de las fiestas más importantes del año. No obstante, la delincuencia no cesa ningún día del año y un templo de la provincia fue elegido la víspera de Nochevieja para la comisión de un robo pírrico. Tanto, que apenas se llevaron unos euros de un cajetín. La Guardia Civil investiga ahora este robo, que se une a denuncias anteriores de sustracciones en viviendas y negocios del municipio.

Un vecino que paseaba con los perros descubrió el último día del año que, horas antes, la entrada a la iglesia de El Salvador de Lagartera había sido violentada para la comisión de un robo. La sacristía estaba revuelta, pero el sacerdote Jesús Rodríguez no ha echado en falta ninguna pertenencia, excepto la recaudación de la última semana de un lampadario (Mueble que se encuentra en las iglesias con lámparas o velas que se encienden como ofrendas) del templo. Este suceso se une a los robos denunciados en los últimos meses en esta localidad cercana a la A-5 y sin puesto de la Guardia Civil ni Policía Local.

dinero en metálico. El párroco está seguro de que los autores buscaban dinero en metálico en esta fechoría cometida durante la madrugada del 30 al 31 de diciembre en la iglesia de El Salvador del municipio de la comarca de la Campana de Oropesa. Rodríguez sólo echó en falta la recaudación de la última semana del mencionado lampadario y comprobó que los asaltantes ni habían tocado los elementos litúrgicos. «Ha sido más el destrozo», comentaba ayer a este diario.

El sacerdote indicó que es el primer suceso de estas características que ocurre en la iglesia de El Salvador de Lagartera en los seis años que lleva al frente del templo. La iglesia está cerca de la plaza de la Constitución en medio del núcleo urbano y en las proximidades del Ayuntamiento.

Este suceso recuerda mucho a lo ocurrido la madrugada del 3 al 4 en Castillo de Bayuela, donde fueron violentadas cuatro puertas para la sustracción de apenas 60 euros. Los autores no se llevaron ningún elemento electrónico de valor a pesar de la contundencia con la que se emplearon para alcanzar el objetivo de llegar a las oficinas municipales.