La Iglesia abre mañana la Catedral y otros monumentos

M.G
-

La reapertura se acompaña medida se aplicará hasta el 1 de julio. El deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer, espera que la reapertura del templo cuente con, al menos, de 500 a 1.000 visitantes diarios. La Iglesia ha perdido ya dos millones de euros

La Iglesia abre mañana la Catedral y otros monumentos

m.g./ toledo
La Catedral y el resto de museos de la Iglesia vinculados al grupo ‘Pulsera turística de Toledo’ abren mañana sus puertas tras más de tres meses sin actividad y lo harán con algunas novedades y, sobre todo, siguiendo el estricto protocolo sanitario para evitar contagios. En principio, todos ellos serán gratuitos para los empadronados de Toledo que se quieran acercar a visitarlos hasta el 1 de julio. La vuelta a la ‘nueva normalidad’ de todos estos espacios de manera conjunta ayuda también a reactivar el sector y a «visibilizar» el resto por el hecho de acompasarse a La Catedral, como explica el ecónomo diocesano Anastasio Gómez Hidalgo, en relación a la iglesia de Santo Tomé; la sinagoga de Santa María La Blanca; el monasterio de San Juan de los Reyes, la mezquita Cristo de la Luz; las iglesias de los Jesuitas, y de El Salvador.
En principio, estos espacios mantienen sus horarios habituales, cerrando a mediodía, y las visitas se verán interrumpidas siempre que la Catedral y alguna de las iglesias mantengan actividades de culto. Y los monumentos que no lo tengan dedicarán todo su horario al turismo.
La Iglesia abre mañana la Catedral y otros monumentosLa Iglesia abre mañana la Catedral y otros monumentosLas expectativas del deán y del ecónomo son buenas, dentro de que las circunstancias son excepcionales, obligan a cumplir aforos, a diseñar itinerarios y a marcar los espacios con nueva señalética que  garantice el distanciamiento social y las medidas de seguridad. A todo estos monumentos habrá que acceder con mascarilla, los turistas tendrán disponibles gel desinfectante de manos a la entrada de los mismos y  deberán cumplir el protocolo vigente mientras las autoridades sanitarias lo mantengan.
En relación a la Catedral, uno de los monumentos con más tirón turístico en la ciudad, el deán está convencido de que el sector se irá reactivando poco a poco y Toledo comenzará a notarlo pronto, pero cree que septiembre y octubre serán los meses claves de la reactivación. Si bien, es consciente de las medidas y restricciones de mo vilidad que pueden producirse en funcion de la incidencia del coronavirus en otros países y confía en que el turismo nacional ayude a impulsar la actividad y a mantenerla «hasta finales de año», ya que el internacional tardará en acercarse y tendrá su espacio durante el primer trimestre del año.
Ferrer espera una media de 500 a  1.000 visitas diarias de la Catedral en los próximos meses, una cifra importante pero relativamente baja si se tiene en cuenta que el templo recibe más de un millar de visitas diarias.
Una de las primeras medidas que se han tomado en favor del turismo ha sido el traslado de la Custodia a la capilla de San Ildefonso, en la que permacerá por tiempo indeterminado para que los visitantes puedan contemplarla con comodidad y no se produzcan concentraciones. Sin embargo, Ferrer explica que la Sala Capitular se visitará «con normalidad», aunque será necesario regular la entrada y salida de turistas porque únicamente cuenta con un acceso. También está previsto  la realización de itinerarios para acceder a la Sacristía y a los museos, que dispondrán de señalética específica que facilitará esta nueva fórmula.
más medidas. La Iglesia se está volcando en ofrecer nuevas herramientas para mejorar la oferta turística. Los visitantes de los distintos monumentos dispondrán de una amplia explicación de los mismos que podrán descargarse en sus móviles. Además, Gómez Hidalgo avanza la posibilidad de habilitar un sistema de reservas similar al que está promocionando la Mezquita de Córdoba para evitar aglomeraciones y esperas.
Situación económica. Las cuentas no salen por más que se hagan números y el confinamiento también ha dado «un golpe duro» a la Iglesia. El deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer, subraya que esta crisis económica hasupuesto un desastre similar al ourrido «en las guerras» y ha obligado a buscar nuevas medidas para afrontarlo de la mejor manera posible. En principio, casi la totalidad del personal de la Catedral y de los monumentos asociados a la Pulsera Turística están sujetos a Expedientes de Regulación de Empleo Temporal.  En este caso, Ferrer explica que la Iglesia ha capeado la situación como el resto de empresas y centros de trabajo, con los Ertes del Gobierno, y ha obligado a «apretarse los machos» tras perder 200.000 visitantes y unos dos millones de euros en los últimos tres meses.
Si bien, la Iglesia abre sus monumentos «con ilusión» y Ferrer considera que el hecho de intentar volver a la normalidad y mantener actividad ayuda también a impulsar a otras empresas ligadas al sector turístico.
Por su parte, el ecónomo de la Diócesis, Anastasio Gómez Hidalgo apunta que la Iglesia ha tenido también que hablar con los bancos para refinanciar los préstamos que mantiene una Diócesis que mueve 30 millones de euros anuales.