Concierto de la Concordia para Manos Unidas

C.M
-

Más de 200 alumnos ofrecen esta tarde un recital, dirigido por Beatriz Hernández, gestado para recaudar fondos destinados a sufragar un proyecto educativo en las zonas rurales de Benin

Concierto de la Concordia para Manos Unidas - Foto: David Pérez

Coincidiendo con el 60 aniversario de su creación, Manos Unidas ha decidido reforzar la denuncia sobre la situación de la mujer en los países empobrecidos en los que trabaja iniciando un periodo de tres años en el que reivindicarán el cumplimiento de los Derechos Humanos en todo el mundo. Con este objetivo, y siendo el Arciprestazgo de Toledo el encargado de financiar un proyecto -estimado en 64.463,00 euros- de mejora de infraestructuras en dos escuelas rurales de Benin, África Oeste, el presidente de la organización anunció la celebración, esta tarde a las 18,30 horas en el Auditorio Eurocaja Rural, del ya tradicional Concierto de la Concordia.
Serán los integrantes de la banda y orquesta del Conservatorio Jacinto Guerrero los responsables de un recital en el que estarán presentes más de 200 alumnos -divididos en cuatro grupos y en dos orquestas- que interpretarán el primer movimiento de la Sinfonía nº 8 de Beethoven dirigidos por Beatriz Hernández. La recaudación conseguida con este encuentro, siendo el precio de la entrada de 5 euros, servirá para sufragar el proyecto citado. En este punto, quiso Antonio Juanes-Cuartero destacar la importancia de la labor realizada en torno a posibilitar la educación escolar de los niños de las zonas rurales de Benin y la necesaria implicación de la sociedad en los mismos.
Para ello, además del concierto, se desarrollará un programa de actividades de todo tipo tanto en todas las delegaciones que Manos Unidas tiene repartidas por el país y que, apreció, funcionan gracias al trabajo de los miles de voluntarios que colaboran, porque esta organización -dependiente de la Iglesia- dedica «sólo un 7% de su presupuesto a gastos de administración». De ahí que explicara que el 85% del dinero conseguido por Manos Unidas «va para el desarrollo de programas en los países del Sur, mientras que la cantidad restante se utiliza para realizar campañas de sensibilización». En cuanto a los proyectos a desarrollar, se contemplan intervenciones en Colombia, India, Bolivia, Zambia, Líbano, Senegal, Sierra Leona,  o Egipto.
las mujeres, protagonistas. El vicario general tomó la palabra para reivindicar «el protagonismo de las mujeres en las actuaciones de la Iglesia» porque Manos Unidas se gestó en «el año 59 por el compromiso de estas mujeres». Por ello, César García Magán explicó que este primer año de la Campaña contra el Hambre iniciada por la organización se centrará «en la situación de las mujeres en los países pobres». Concepto fijado en un cartel en el que puede leerse ‘La mujer del siglo XXI, ni independiente, ni segura, ni con voz’ y destinado a «reflexionar sobre si existe esa igualdad en países en situación de discriminación».