La hostelería respalda que se prohíba el botellón

lt
-

Consideran que es «adecuado» para evitar concentraciones de personas donde no existe control de las medidas de salud y abogan por ampliar el aforo de los locales de ocio nocturno

La hostelería respalda que se prohíba el botellón - Foto: David Pérez

La Asociación de Hostelería y Turismo de Toledo (AHT) considera «adecuada» la prohibición de los botellones que ha decretado el Ayuntamiento de Toledo en la medida que debe servir para evitar concentraciones de personas donde el control de las medidas de higiene y salud es, como poco, dudoso.

Tomás Palencia y Valentín Salamanca, presidente y secretario, respectivamente, de la  AHT, señalan que el hecho de que los negocios de ocio nocturno no pueden abrir, que cuando abran en la tercera fase lo harán con un tercio del aforo, combinado con que la gente demanda salir por la noche, todo desemboca en que «parece que la están empujando» a buscarse sus propias fórmulas de diversión y, en ese aspecto, el botellón o las fiestas multitudinarias de los pisos son dos manifestaciones de este problema. Por lo tanto, les parece correcto que se prohíba para preservar de aglomeraciones.

Desde el punto de vista empresarial admiten que nunca les ha venido bien la competencia del botellón y subrayan que tampoco han estado de acuerdo con esa permisividad ya que les resta clientela y capacidad de negocio.

Pero entienden que es más grave en la actual situación: «no tiene sentido que en localidades como Tomelloso, muy golpeadas por el virus, se organicen concentraciones masivas», afirma Salamanca.

Dicho eso, en toda Castilla-La Mancha la asociación, que además tiene un grupo específico de empresarios de ocio nocturno, reclama que les dejen atender la demanda que existe para hacerlo con orden.

Para conseguirlo, en la región han pedido abrir con aforo interior al menos de hasta los dos tercios (lo permite el decreto vigente hoy) y que las terrazas pasen al 75% de ocupación con mesas. Desde la AHT creen que ahora no hay cobertura legal para ampliar más esa capacidad de aforo dentro de los locales.

Por otro lado recalcan que el negocio en este segmento se concentra solo viernes y sábados ya que precisamente los jueves (día de muchos universitarios) la competencia es el botellón.

También opinan que el problema es mayor  en grandes poblaciones porque en los pueblos el mismo bar de la mañana es también luego local nocturno.