Ganemos se despide «con un abrazo» para volver tras en otoño

J. Monroy
-
Ganemos se despide «con un abrazo» para volver tras en otoño - Foto: David Pérez

La coalición de izquierdas cierra la legislatura con una fiesta en la que los cuatro concejales agradecen el trabajo de toda la gente que ha colaborado estrechamente con ellos

La entrada de Ganemos Toledo en el Ayuntamiento fue una fiesta por todo lo alto. El 24 de mayo de 2015 la ciudad recibía a los cuatro concejales de la formación de izquierdas con una fiesta en la plaza del Salvador. Cuatro años y unos días después, el espíritu de la despedida ha sido el mismo. Sus concejales se marchaban del Ayuntamiento celebrándolo con sus amigos y allegados en el mismo entorno.
Se marchan, en palabras del portavoz de la formación, Javier Mateo, «en un punto y seguido con un abrazo». Porque dos han sido los mensajes que han dejado los cuatro concejales de Ganemos. El primero: «después del verano, todo va a continuar, y hay que seguir pensando cómo hacemos mejor la ciudad y cómo hacemos mejor la sociedad». Además, Mateo terminaba exhortando a los suyos avisando de que «se ha acabado la vieja política, se ha acabado la nueva política, que se ha hecho vieja en un par de años, y ha llegado el momento de la buena política, la que pone a la gente por delante de cualquier otra cosa».
Mateo apuntaba que este acto de despedida ha sido tan importante como cualquier otro de estos cuatro años; es su forma de hacer la política, despedirse en persona en este intermedio «con un abrazo». Han sido cuatro años duros y de mucho trabajo, pero, apuntó a los suyos, «nosotros estamos aquí porque vosotros nos pusisteis aquí». En esta ocasión, les ha tocado a ellos cuatro poner la cara, pero detrás hay mucha gente, y los 7.305 votos de hace cuatro años «fueron un impulso que nos ha permitido trabajar y hacer las cosas en la mejor de nuestras disposiciones».
Ahora no están en el Ayuntamiento «porque entendíamos que aquello que se ponía sobre la mesa no era lo adecuado para la ciudad». Pero eso no quiere decir que gasten «ni un minuto» en confrontar con nadie. Porque, apuntó Mateo, «no hemos cambiado de opinión, seguimos creyendo que la única forma de tirar para adelante es que todos vayamos juntos, y eso os incluye a vosotros, a IU, a Podemos, a los sindicatos y a todos aquellos que se crean que se puedan hacer las cosas de otra manera». A la vuelta del verano, trabajarán para que eso sea posible.
Calurosa despedida. Sobre el atril se dieron las gracias a personas como Julio, Antonio, María José, una Carmen María tremendamente ilusionada («la lealtad personificada, la coherencia personificada»), y a Luis Enrique. En esa línea, Eva Jiménez, descrita por Mateo como «la persona que más tiempo se ha pasado en un Pleno y la persona que más horas ha echado esta legislatura en el Ayuntamiento, hasta quedarse encerrada en alguna ocasión», quiso dar las gracias a todos los compañeros que han compartido su trabajo en una Concejalía «que es una cosa dura no, muy dura; un trabajo arduo, que te lleva no ocho horas, ni doce, si tuvieras veinticuatro, te las llevaría todas, y tenemos que dormir». De ahí su agradecimiento a quienes han colaborado en este trabajo complicado «que creo que hemos salvado muy dignamente». A los presentes, a los que no les han dejado juzgar ese trabajo, les recomendó que aprovecharan el verano para pasarlo bien, «porque nosotros queremos volver, creemos que la política es muy importante y se hace en muchos sitios, en las instituciones es un lugar más, y hemos hablado con mucha gente durante estos cuatro años, colectivos y personas, y creemos que merece mucho la pena que sigamos todos reunidos y haciendo cosas conjuntas». Después del verano continuarán y pensarán cómo se mejoran ciudad y sociedad.
Diego Mejías no cantó. Se acordó de los más cercanos en el trabajo, así como de los familiares que han sufrido que estuviera allí, expuestos a la crítica. «Pero es un riesgo que corremos, pero que lo hemos asumido porque pensábamos que merecía la pena y que el movimiento al que representábamos y todos los votos que conseguimos, de la forma tan democrática y participativa en la que lo hicimos, merecía muchísimo la pena».
Helena Galán también dio las gracias a todos por unos cuatro años «en los que espero no haber defraudado a todos los que confiasteis en nosotros». Se acordó de su grupo de trabajo y apuntó que «tomamos un tiempo para respirar y volver a andar».