"La ignorancia es la madre de todos los males"

María Albilla
-

Un enigma, una reflexión y una magnífica capacidad para relatar historias hicieron que Sierra saliera del confinamiento con un nuevo título bajo el brazo: 'El mensaje de Pandora'. Abramos la caja...

"La ignorancia es la madre de todos los males"

Solo la pluma del escritor turolense puede difuminar los límites entre lo terrestre y lo extraterreste, aunque de lo que se esté hablando sea de la pandemia causada por el SARS-CoV-2. 
Para usted la pandemia vino con una novela bajo el brazo…
En realidad, con un enigma. No lograba entender qué estaba pasando y decidí estudiar el asunto a la luz de la historia, de la ciencia y de la mitología. Y de ese ejercicio salió una trama que ni yo mismo me esperaba. 
¿Qué cree que define el género Sierra?
La infinita capacidad de sorprender y de sorprenderse.
¿Es de los que cree que el virus pasó de un animal a un humano, prefiere la teoría de la conspiración de que a un laboratorio chino se le fue de las manos o… vino del espacio?
¿Sabe? No son incompatibles. Los primeros virus seguramente llegaron del espacio hace 4.000 millones de años, han ido mutando en huéspedes animales y en las últimas décadas hemos ido guardándonoslos en laboratorios de alta seguridad. 
Explíqueme, así, en pocas palabras, que no hay división entre lo terrestre y lo extraterrestre...
¡A los humanos nos encanta marcar diferencias! ¿Cree usted que las fronteras existen más allá de la visión humana? ¿O que el color de la piel nos distingue en algo como humanos? Pues eso, aplíquelo a esa división entre lo terrestre y lo cósmico. 
¿Nos transformará, la pandemia? ¿Cómo seremos en 2050?
No le quepa la menor duda. Uno de los cambios más seguros será el regreso al campo. Si usted puede estudiar y trabajar gracias a internet, en un entorno menos proclive a pandemias y más económico como el rural, no se lo pensará dos veces.
Solo puede elegir uno. ¿Cuál de todos los males del mundo hubiera dejado dentro de la caja de Pandora?
La ignorancia. Es la madre de todos los males.
Pandora fue víctima de su propia curiosidad, según la mitología. ¿Deberíamos pecar un poco más nosotros como sociedad para que nos pique la curiosidad por saber?
A Pandora la hemos juzgado mal. La curiosidad no es algo malo. Es imprescindible para hacernos mejores, más completos.
¿Cuál es la principal lección para este mundo en crisis?
La pandemia ha sido un bofetón a una civilización soberbia que creía tener a la naturaleza bajo control. Ojalá aprendamos humildad.
«Lo mejor y lo peor que le puede pasar a un ser humano siempre es invisible a sus ojos». ¿Estamos ciegos, no queremos ver o no nos dejan mirar?
Quizá no podemos. Nuestros sentidos no ven nada más allá de lo infrarrojo y lo ultravioleta. Y tampoco abarca lo infinitamente grande o lo muy pequeño. Desarrollamos telescopios y microscopios, pero aún no son suficientes. Somos seres muy limitados. 

No me diga que este 2020 la realidad no está superando la ficción...
Y lo que queda. Si he escrito El mensaje de Pandora es porque me he dado cuenta de que este es un momento vectorial para la Humanidad. Quizá en unos siglos fechemos el mundo en a.C. y d.C. (antes de la COVID-19 y después de la COVID-19).
Dice que, como Antifonte, la misión más sagrada del escritor no es otra que la de ayudar a sanar psicológica y espiritualmente a la sociedad. Harto complicado lo tiene…
Es complicado solo para los que no leen.
«Nadie mira atrás para decidir qué camino tomar y eso es un error». ¿No dicen que no hay que hacerlo ni para tomar impulso?
Mirar atrás es reflexionar. Saltar sin haber medido antes tus fuerzas es un tremendo error. Ese dicho al que se refiere deberíamos borrarlo de nuestro vocabulario.
El mensaje de Pandora dice que no es una novela, que es una carta. ¿Cuándo es la última vez que escribió una de su puño y letra?
Hace dos meses. A un hombre de 80 años que a los 11 tuvo un encuentro cercano con un ovni y nunca quiso contarlo por miedo o por vergüenza. Yo quería escuchar su historia. No he recibido respuesta.
 ¿Y se acuerda quién le escribió a usted la última?
Recibo muchas de lectores en mi Apartado de Correos. Las guardo todas.
El mensaje del libro es «realista a la vez que soñador», ¿cuál le identifica a usted mejor?
Me quedo con el segundo. Te hace volar más alto.
¿Y es optimista? ¿Nos refuerzan crisis como la que estamos viviendo?
Tengo razones antropológicas para el optimismo. Nuestra especie no ha dejado de evolucionar desde el Neolítico… Y eso, a pesar de las pandemias.