Dehesa de Valhondillo: nuevo hierro taurino en Toledo

Dominguín
-

Con la marca a fuego de las 75 reses entre hembras y machos del guarismo 8, dan el pistoletazo al hierro que engarza las letras M y V, llamándose Dehesa de Valhondillo

Nuevo hierro taurino en Toledo

No deja de sorprendernos la actividad taurina que hay a lo largo de la geografía provincial. En esta ocasión volvemos a l campo, a sus raíces, donde hemos sido testigos de un acontecimiento de los que marca un hito en una casa ganadera. Esta semana se ha estrenado un nuevo hierro dentro de la cabaña brava toledana.
A las puertas de Talavera, se encuentra la finca que con cerca de 500 hectáreas acoge las cabezas bravas que llevan las iniciales M y V, la primera por el apellido ganadero de la Familia Martín y la segunda por Valhondillo, lo cual compone el nombre de la ganadería, Dehesa de Valhondillo.
A la cabeza de un grupo de empresarios, esta Luis Martín, que lleva años queriendo fraguar un sueño y que poco a poco lo va consiguiendo. Por el año 2005 la sociedad ganadera Dehesa del Casar S.L. comenzó a conformar la ganadería “Dehesa de Valhondillo” con reses  procedentes de la ganadería de D. José Luis López Triviño, de origen Marqués de Domecq y de D. Carlos Núñez. Posteriormente se adquirió un nuevo lote de vacas de la ganadería «Toros de Táliga» de procedencia de D. Francisco Ojeda y Las Ramblas así como dos sementales de D. Daniel Ruiz y en el año 2006 vuelven a comprar un lote de 37 añojas de la ganadería de Alcurrucén.
En la actualidad la camada la forman 75 vacas de un cuidado selectivo riguroso, donde la sangre Domecq y Núñez, junto con los 4 sementales  de origen  Daniel Ruiz, producen unos ejemplares soberbios para el toreo del siglo XXI. 
Tuvo la oportunidad la casa ganadera de adquirir a inicios del año 2015, la vacada de Saboya (más de 250 ejemplares en total)  debido al interés que ha despertado siempre en la familia ganadera el origen Aldeanueva puro, pues en ella se encuentran ejemplares puros del “RABOSO” que Saboya había adquirido en 2003, 2004 y 2005 comprando camadas enteras y varios sementales de la misma sangre. Al desplazar el ganado a Talavera, se decide el cambio de hierro y se anunció como “Toros de la Cilla”, llevando a cabo labor de retienta para eliminar cualquier rama venida a menos. Con ello se consiguió una limpieza selectiva del origen Aldeanueva y eliminado cualquier vestigio anterior. La ganadería queda, por tanto, formada por 50 vacas y 2 sementales origen puro Aldeanueva, como así lo recogen los libros genealógicos de la misma. 
En enero de 2019 Luis Martín y el grupo de empresarios que encabeza, deciden unificar los dos hierros ganaderos de la sociedad Dehesa del Casar S.L.,  dentro de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, anunciándose como “Dehesa de Valhondillo”, llevando a la creación de un nuevo hierro bajo el cual conviven ambas procedencias que siguen caminos selectivos por separado.
Esta puesta de largo a fuego congregó 75 animales entre machos y hembras que de marcaron en su costado, ancas y brazuelo derecho, dejando en la piel la impronta y la seña de identidad que acompañará a estos animales de por vida. Para este año la ganadería tiene preparadas una o dos novilladas con picadores, lidiando el resto de animales de saca como erales, hasta que el mercado se asiente y se pudieran lidiar alguna corrida de toros.