El Sescam renuncia a reformar Urgencias por «eficiencia»

J.S.
-
Las reformas en Urgencias estaban a falta de esa última intervención interior para mejora del servicio. - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha considera que ya no tiene sentido invertir 84.000 euros en esta zona del Virgen de la Salud dado lo avanzado de las obras del nuevo hospital y reclama los 2.746 euros que pagó por el ICIO

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha ha argumentado ante el Ayuntamiento de Toledo que desiste a realizar la reforma de las urgencias del Virgen de la Salud dado lo avanzado de las obras del nuevo hospital del Polígono que se espera que pueda acoger los primeros pacientes a comienzos de 2020. En este sentido, los responsables del Sescam consideran que por «motivos de eficiencia» no tiene sentido invertir ahora 84.000 euros cuando al Virgen de la Salud le quedan poco más de doce meses de operatividad.
En el escrito presentado en el Ayuntamiento  en el que renuncian a la licencia de obra y solicitan la devolución de los 2.746 euros que abonaron en concepto del Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha argumenta que las obras se retrasaron en un primer momento porque el inicio coincidió el año pasado con un pico de gripe, lo que aconsejó posponerlas.
El concejal de Urbanismo, Teo García, que no quiso entrar a valorar las «razones» del Sescam, aseguró que procederán a tramitar el «expediente de caducidad de la licencia como está reglado». En este sentido, aseguró que la caducidad dará derecho a la devolución de esos 2.746 euros, que el Sescam exige expresamente, pero no al dinero pagado por la solicitud de la licencia.»
de renuncia en renuncia. Con anterioridad, el Servicio de Salud renunció a la licencia de obra para renovar el colector de Urgencias al entender que era el Ayuntamiento el que debía hacerse cargo de la obra al afectar a la red de pluviales y discurrir por una vía pública. El Sescam se ahorró así pagar la zanja única y el problema de la inundaciones se ‘solucionó’ recreciendo los bordillos dentro de la operación asfalto.