Con mimbres para seguir creciendo

J. Monroy
-

Castaño pide perdón a las personas que se han quedado fuera de las proyecciones y se compromete a solventar, creciendo, estos problemas

El director del Festival del Cine y la Palabra (CiBRA), Gabriel Castaño, hacía durante la clausura de la muestra un balance «excepcional» de sus diez días. Castaño pedía en primer lugar, de hecho, perdón a las personas que se quedaron fuera de algunas de las proyecciones, algo que «lamentamos mucho, pero que hace ver que hay hambre, cada vez más, y es el aliento que nos anima a poder seguir creciendo». Ahora el Festival tendrá que dar un paso más el próximo año, para que no vuelva a ocurrir.
Esta edición, confesó Castaño, CiBRA ha alcanzado diversos acuerdos, que le han dado más visibilidad, también fuera de la ciudad. A partir de ahí, apuntó, «creo que tenemos los mimbres perfectos para conseguir que el Festival crezca. Porque tenemos una herramienta, la temática, que nos da mucho juego».
El problema vuelve a ser el dinero. CiBRA necesitará que las administraciones aportan más y que haya más patrocinadores. Porque con el trabajo altruista de los voluntarios, «conseguimos la multiplicación de los panes y los peces».
Con mimbres para seguir creciendoCon mimbres para seguir creciendo - Foto: Yolanda RedondoApoyo municipal. La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, trasladaba sobre la imaginaria alfombra roja, en forma de camino de baldosas amarillas, todo el apoyo del Ayuntamiento al CiBRA. Además, agradeció a la organización, y en especial a Gabriel Castaño. Porque «hace once años comenzó siendo un pequeño proyecto, pero ahora tiene más cuerpo, más fuerza y más alma». De ahí que el Ayuntamiento, como los últimos cuatro años, siga con su apoyo económico en las próximas ediciones. Ese sigue siendo su compromiso.
Tolón incidió en que en estos diez días de Festival, la cultura ha estado en muchos escenarios en la ciudad de Toledo. No solo han pasado artistas, actores y jóvenes promesas, sino también, destacó, escolares. Más de siete mil han disfrutado de todo lo que es el cine. Tras once años de CiBRA, la alcaldesa se mostró satisfecha de que la ciudad de Toledo, «que es un plató ya en sí», por el que han pasado multitud de directores, tenga un festival destacado, como este.