Muere Manuel Torres Astilleros, expresidente del CD Toledo

J. M. Loeches
-

Falleció el miércoles en Toledo y mañana recibirá sepultura tras su funeral, que se celebrará a las 11:30 horas

Muere Manuel Torres Astilleros, expresidente del CD Toledo - Foto: David Pérez

El CD Toledo está de luto desde la tarde del pasado miércoles, cuando se conoció la muerte de Manuel Torres Astilleros, el que siempre será recordado como el presidente con el que el cuadro verde subió a Segunda División B por primera vez. Daimieleño de nacimiento y toledano de corazón; contructor de profesión, toledanista en sus ratos libres.
Y es que, a Manolo Astilleros, como así le conocía todo el mundo en Toledo, no se le puede reprochar que no sintiese los colores y que no hiciera todo lo posible por el progreso del que será siempre su club, a pesar de los patinazos.
Manuel Torres Astilleros accedió a la presidencia en 1985. Venía de ser vocal de la junta directiva con Antonio Díaz García al frente, con el equipo en Preferente. Y esa temporada no logró salir del pozo. Sí que lo hizo en la 1986/87, gracias a un trabajo y una dedicación importante del mandatario durante ese verano. Reforzó la plantilla y su directiva para conseguir el ascenso en La Roda.
En el inicio del verano de 1988 se notaban ciertos cambios en el CD Toledo. Astilleros quería hacer algo grande y no se torció la mirada a la Segunda B. Con mucho esfuerzo, el equipo llegó al partido decisivo ante el Guadalajara con toda la ilusión del mundo y logró un 3-2 que le dio el billete a la categoría de bronce.
Sin embargo, ese carrusel de emociones positivas se desmoronó en la temporada 1990/91 con el descenso a Tercera. Desbordado por las circunstancias, Astilleros decidió dimitir y poner fin así a un cinclo importante en la historia de la entidad. Tanto que el relevo lo tomó Emiliano Carballo, con el éxito que ya todos conocen.
Astilleros regresó al Toledo en 2004 como miembro de Salvatol, el grupo que rescató al club de su marcha a Murcia y de la desaparición. Y, a partir de 2008, con la llegada de Arquinver, Juan José del Valle lo requirió como su asesor deportivo, aunque se le señaló tras otro descenso en 2010.