La «reactivación» y el «revulsivo» de Cuenca

Leo Cortijo
-

La Junta de Comunidades y el Ayuntamiento rubrican el Plan de Infraestructuras de Cuenca, un proyecto «fundamental» de esta legislatura y que incluye los remontes al Casco Antiguo y la conexión de la ciudad con el nuevo hospital

García-Page presidió el acto de la firma del protocolo del Plan de Infraestructuras de Cuenca - Foto: Reyes Martí­nez

Juntos de la mano se les vio, no por el jardín, pero sí por el Paseo del Huécar. Así lo cantó Víctor Manuel y así lo han escenificado la Junta de Comunidades y el Ayuntamiento para rubricar en un escenario casi onírico el protocolo del Plan de Infraestructuras de la ciudad. Un proyecto «fundamental» de esta legislatura, que ni el coronavirus ha podido parar, y que pasa por ser el «revulsivo» y la «reactivación» que precisa Cuenca.

Ambas administraciones han suscrito este convenio como punto de partida de la puesta en marcha de los remontes mecánicos que unirán la parte baja de la ciudad, junto al Teatro-Auditorio, con la calle Colmillo, antesala de la Plaza Mayor. «Estamos preparados para acometer esta nueva infraestructura», celebró el alcalde Darío Dolz, pues «marcará un antes y un después desde el punto de vista de la movilidad, la accesibilidad y el turismo», al conectar la ciudad de una forma eficiente con su Casco Antiguo.

El encargado de explicar los pormenores del Plan fue el consejero de Fomento, Nacho Hernando, entusiasmado con que Cuenca se encuentra «en fase de crecimiento, esperanza e ilusión» y eso «se plantea» en este tipo de proyectos. Y es que, recalcó, «esta ciudad realmente representa lo que significa para nosotros querer a Castilla-La Mancha».

Los remontes mecánicos, que supondrán un «salto cualitativo» y un «revulsivo turístico y cultural», constarán de dos tramos que salvarán un total de 57 metros. Por un lado, un primer intervalo de 34 metros desde el Paseo del Huécar a la calle Santa Catalina, y a continuación otro de otros 23 metros por el barrio de San Martín hasta la calle Colmillo.

Hernando, que recordó que el contrato para llevar a cabo el estudio del anteproyecto se adjudicó en plena pandemia y a cargo de «gente de la ciudad», no escatimó en elogios al destacar que es un «símbolo para toda la región y para todo el país», ya que «esto también es marca España».

Dolz, por su parte, ahondó en la idea de que este proyecto debe servir como una «conexión» entre las dos partes de la ciudad que sea «eficaz» y esté «integrada» en el paisaje. En este punto, celebró que «por fin» se cuente con el favor de todas las administraciones, después de años en los que no ha sido así por los gobiernos locales del Partido Popular.

Este Plan de Infraestructuras contempla un desembolso total de 6,2 millones de euros. Cinco de ellos, por un lado, los aportará el Gobierno de la región, mientras que el 1,2 restante tendrá como origen el Consorcio de la ciudad de Cuenca.

Asimismo, en lo que a la conexión de la ciudad con el nuevo hospital se refiere, Dolz señaló que «es mucho más» que una simple infraestructura viaria, no solo por la inversión económica que supone, cercana a los dos millones de euros, «sino porque va a marcar el desarrollo urbanístico de la zona, que está llamada a crecer y a desarrollarse». 

Además, aprovechó la ocasión para anunciar que esta calle recibirá un nombre que «honrará a los sanitarios del sistema de salud de la ciudad». Y no solo eso, también se llevará a cabo y se anunciará en las próximas semanas «alguna otra actuación en la rotonda de la estrella» en relación a este asunto.